Nueva York se perdió ante los saqueadores, matones, la izquierda radical, Trump