Corea del Norte suspende ensayos nucleares y de misiles, el mundo reacciona

Ahora basta ser negro o gay para ganar un Oscar, se desata la polémica

Después del triunfo de ‘Moonlight’ en la ceremonia de los Oscars, el veterano cantante de fados Joao Braga (71 años) ha montado un gran revuelo en Portugal al declarar: «Ahora basta ser negro o gay para ganar un Oscar».

Pero ha ido mas lejos y dice que es su libertad de expresion y no se retracta.

Las reacciones no se han hecho esperar ante su controvertido mensaje a través de las redes sociales, y le llueven las críticas desde los más variados sectores. El intérprete de éxitos como ‘Praia perdida’, ‘Recado a Lisboa’, ‘Rua da sombra larga’ o ‘Amor de raiz’ ha recibido incluso amenazas de muerte por la misma vía.

Mucho más porque no se le ha ocurrido otra cosa que responder a la fuerte polémica generada en el país vecino a causa de sus palabras con esta incendiaria réplica: «No sabía que era ofensivo llamar negro a un negro o gay a un gay».

La indignación se palpa al otro lado de la frontera por semejantes afirmaciones y, de hecho, la asociación SOS Racismo ya ha anunciado su intención de querellarse contra el fadista por evidentes muestras de xenofobia , según uno de sus portavoces.

La avalancha de insultos a su persona crece en progresión geométrica. Tanto es así que su primera frase ha desembocado hasta el momento en unos 900 comentarios de gente anónima que no está dispuesta a consentirle tal atrevimiento.

Pero Joao Braga en absoluto ha reculado. Todo lo contrario. Desde diversas instancias se le ha solicitado que retire el mensaje original de su página de Facebook.

Sin embargo, él reitera que no piensa hacerlo y que tiene derecho a expresarse en esos términos, si lo cree conveniente. De acuerdo con su planteamiento, dar marcha atrás significaría que la libertad de expresión brilla por su ausencia en Portugal y en Europa. «Pueden crucificarme a voluntad. Están haciendo ruido para nada. Todo este revuelo es un disparate», señala el cantante, mientras se afana en proseguir: « Nunca pense que mi desahogo pudiese adquirir tales proporciones». La sucesión de ’perlas’ no acaba aquí, pues aún hay más: «Se ha sacado de contexto. Yo no soy homófobo ni racista».

En su opinión, «invirtieron la ceremonia en un mítin político. Se habló más de Trump que de cine. Mi primer mensaje se refería a Spike Lee, que acusó a los Oscars de discriminación racial el año pasado». Para justificarse, añadió: «Tengo grandes amigos de todas las opciones sexuales y no quise ofender a nadie». Lo que sí garantizó es que piensa eliminar todos los comentarios negativos generados. «La mayoría de las personas que me han insultado es de izquierdas porque, antes de bloquearlos, me fijé en sus respectivas cuentas de Facebook».

Fuente ABC

1 de Marzo 2017