Si Irán hace algo, ellos serán golpeados como nunca antes

Al menos 25 nicaragüenses que protestaron contra el régimen de Daniel Ortega han sido detenidos

Al menos 25 nicaragüenses que protestaron contra el gobierno de Daniel Ortega han sido detenidos en los últimos días, en medio de la crisis que vive el país desde abril pasado y que ha dejado cientos de muertos, denunció este domingo una fuente política.

“Tenemos contabilizados al menos 25 secuestros”, dijo la dirigente del opositor Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Ana Margarita Vigil.

Entre los detenidos se encuentra el nicaragüense José Francisco Casco, de 65 años, quien al momento de su arresto, según un vídeo que circula en las redes sociales, gritó su nombre y que lo llevaban preso “por político”.

La dirigente opositora advirtió que “ha habido un incremento de la represión en los últimos días”, que coincidió con la visita de una delegación de once eurodiputados encabezados por el español Ramón Jáuregui (PSOE), que evaluó la situación política y social de Nicaragua.

También con la visita de dos funcionarios estadounidenses que se reunieron con Ortega, a quien le recalcaron “el continuo apoyo de los Estados Unidos a los esfuerzos por encontrar una solución pacífica a la crisis en Nicaragua, el retorno a la democracia y la protección de los derechos humanos”, según la embajada de EEUU.

El mensaje de Ortega

A juicio de Vigil, Ortega aumentó la represión a propósito de la visita de los eurodiputados y de los estadounidenses para enviar un mensaje de que hace lo que quiere en su país.

Hasta la semana pasada, el Comité Pro Liberación de Presos Políticos registraba al menos 767 personas detenidas en las cárceles de Nicaragua por protestar contra el presidente Ortega.

Desde el pasado 18 de abril Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama “terroristas”, “golpistas” y “delincuentes comunes”.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Mientras el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la CIDH, asegura que existen pruebas para argumentar que el gobierno de Ortega ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de intento de “golpe de Estado” que, asegura, ya ha sido aplacado.

EFE

27 de enero 2019