El Amway Center en Orlando está repleto para ver a Trump lanzar su campaña 2020

El centro de Estados Unidos se prepara para lo peor tras tornados e inundaciones

Una fuerte tormenta azotó el área de Kansas City, provocando tornados que derribaron árboles y cableado eléctrico, dañaron casas e hirieron a por lo menos una decena de personas en el aluvión más reciente de mal tiempo que trajo alertas de tornados tan al este como la ciudad de Nueva York.

La ronda más reciente de condiciones climáticas dañinas en el centro de Estados Unidos se produjo un día después de que las tormentas violentas mataran a una persona e hirieran a por lo menos 130 en Indiana y Ohio.

Mark Duffin, de 48 años, se enteró por su esposa y un reportaje televisivo que un tornado poderoso se dirigía hacia su casa en Linwood, Kansas, a unos 48 kilómetros (30 millas) al oeste de Kansas City.

Las comunidades a lo largo del desbordado río Arkansas en Oklahoma y Arkansas se están preparando para nuevas inundaciones.El alcalde de Tulsa esta instando a miles de residentes detrás de los diques envejecidos de la ciudad a estar listos para evacuar en el caso de un "peor escenario".

Más de una semana de clima tormentoso, que incluye violentos aguaceros y tornados mortales, ha devastado el centro de los Estados Unidos, provocando inundaciones récord en partes de los dos estados, convirtiendo las carreteras en lagos y sumergiendo todo menos los techos de algunas casas.

El Servicio Nacional de Meteorología (NWS), dijo que se pronostican más lluvias y se espera que las inundaciones se extiendan.

"La lluvia ha estado viniendo rápida y furiosa y todo tiene que drenar a través de los ríos", dijo Patrick Burke, meteorólogo en el Centro de Predicción del Tiempo del NWS, en una entrevista el miércoles.

Se pronosticaron más aguaceros a lo largo de la noche en gran parte de los dos estados, con una expectativa de entre 1 y 3 pulgadas, dijo.

A principios de junio, se espera que los ríos alcancen los niveles más altos registrados hasta Little Rock, Arkansas, dijo Burke.

En Tulsa, la segunda ciudad más grande de Oklahoma, el alcalde GT Bynum advirtió que los diques de 70 años de la ciudad se estaban a prueba como nunca antes.

"Por favor, prepárese para el peor escenario que hemos tenido en la historia de la ciudad", dijo el martes. Hasta ahora, agregó, el sistema de diques de 32 kilómetros (32 millas), que protege a unas 10,000 personas, estaba funcionando según lo diseñado.


Un residente le dijo al diario "Kansas City Star" que agarró un colchón, siguió a su hijo de 13 años al sótano y se protegió él y a su hijo con el colchón mientras la casa se derrumbaba a su alrededor.

"Estoy contento de haber encontrado a mis dos perros vivos", dijo. "Mi esposa está viva, la familia está viva, yo estoy vivo. Así que, eso es todo".

Al menos una decena de personas fueron internadas al hospital de Lawrence, Kansas, informó la portavoz del hospital Janice Early. También se reportaron daños en los pueblos de Bonner Springs y Pleasant Grove.

La agencia de manejo de emergencias del condado de Douglas, en Kansas, dijo en Facebook que 15 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad. Agregó que las tormentas provocaron un tornado que azotó un vecindario en las afueras de Lawrence.

La zona metropolitana de Kansas City, de alrededor de 2,1 millones de habitantes, parecía haberse librado del impacto directo que se temía a primera hora de la tarde, cuando el servicio meteorológico anunció una emergencia por tornado.

Aun así, la tormenta obligó a evacuar el Aeropuerto Internacional de Kansas City. La gente se refugió durante una hora aproximadamente en un túnel que conduce al estacionamiento.

Los vuelos se retrasaron más de cinco horas debido a los escombros en el aeródromo. El portavoz del aeropuerto Joe McBride dijo que los escombros incluían ollas, paneles de pared y otros artículos que aparentemente volaron por el aire a casi 80 kilómetros (50 millas) del tornado de Linwood.

Los vuelos finalmente se reanudaron alrededor de las 12:15 a.m.

El Servicio Nacional de Meteorología ya había recibido más de una decena de reportes de tornados la tarde del martes, lo que dejaba entrever la posibilidad de que se rompiera el récord de días consecutivos.

Estados Unidos había experimentado cierta calma en el número de tornados desde el 2012, y los conteos se encontraban cerca o por debajo del promedio cada año, y los meteorólogos aún tratan de averiguar la razón.

El incremento en la actividad de tornados durante las últimas dos semanas fue a causa de un sistema de alta presión en el sureste y una onda inusualmente fría sobre las Rocallosas, lo que empujó al aire caliente y húmedo hacia la parte central del país, desencadenando severas tormentas y tornados de forma periódica.

Los científicos aseguran que el cambio climático también es responsable de un clima extremo más intenso y frecuente, como lo son las tormentas, sequías, inundaciones e incendios, pero sin un estudio a fondo, no pueden vincular directamente un solo evento climático con el calentamiento global.

Ninguno de estos grandes sistemas — el de alta presión en el sureste o la onda sobre las Rocallosas — muestra indicios de moverse”, comentó Patrick Marsh, meteorólogo coordinador de alertas para el Centro Federal de Predicción de Tormentas. “Es un poco inusual que estén tan estancados a estas alturas de la temporada”.

Esas condiciones son propicias para el tipo de tornados que han arrasado por el centro-norte del país en las últimas dos semanas, comentó Cathy Zapotocny, del Servicio Nacional de Meteorología en Valley, Nebraska. Dijo que la atmósfera inestable ayudó a estimular muchas tormentas invernales severas e inundaciones subsecuentes que afectaron a Nebraska, Iowa y Missouri a principios de este año.

Estamos atascados en este patrón desde febrero”, señaló Zapotocny.

El número de tornados este año era “básicamente normal” hasta que se registró el aumento de esta semana, agregó. Por lo general, mayo es el mes con mayor incidencia de tornados, usualmente en los estados de las planicies y el centro-norte, conocidos como el Callejón de los Tornados, y en donde golpean la mayoría de ellos.

En lo que va del año, el Servicio Nacional de Meteorología ha recibido 934 reportes de tornados, un aumento respecto al promedio anual de 743 tornados observados. Más de esos 500 reportes se han registrado en los últimos 30 días. Es probable que la cifra real sea menor, debido a la posibilidad de que distintos testigos reporten el mismo tornado.

Agencias

29 de mayo 2019