A pesar de tiroteos algunos estados expanden derechos sobre arma

La matanza del 2012 en la escuela primaria de Sandy Hook, en la que un hombre mentalmente inestable mató a 26 niños y maestros, sirvió como caballito de batalla para los partidarios del control de armas en la nación.

Pero en los tres años subsiguientes, muchos estados han avanzado en dirección opuesta, adoptando el axioma de la National Rifle Association de que se necesita "más buena gente armada" para impedir las matanzas masivas.

En Kansas, los propietarios de armas pueden portar armas ocultas sin obligación de obtener una licencia. En Texas, quienes tengan permiso podrán portarlas abiertamente en cartucheras y llevar armas ocultas a algunas clases en la universidad. Y en Arkansas, los entusiastas de las armas podrían llevarlas a los puestos de votación el año próximo cuando voten para elegir presidente.

Docenas de leyes estatales nuevas han facilitado la compra de armas y el derecho a portarlas en más lugares públicos, y a la vez ha dificultado a los gobiernos locales imponer restricciones, según una revisión de las legislaciones estatales efectuada por The Associated Press. El número de armas fabricadas y vendidas, como también el número de permisos para portar armas ocultas, han aumentado, según los datos.

La tendencia ha decepcionado a algunos partidarios del control de las armas, aun mientras otros estados han impuesto una revisión de antecedentes más estricta. Otros partidarios del control de armas dicen que su movimiento se fortalece por el reciente ascenso de Everytown for Gun Safety, un grupo bien financiado respaldado por el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que está ganando influencia en algunas capitales estatales.

El debate sobre el derecho a las armas pasó a los estados después que el Congreso rechazó en 2013 un proyecto de ley que habría expandido la revisión de antecedentes a toda venta de armas, incluso en las ferias de armas y por medio de internet. Se anticipa que el debate se intensificará el año próximo cuando las legislaturas se reúnan tras la matanza masiva de San Bernardino, California, que es investigada como acto de terrorismo.

Recientes ataques mortíferos a una clínica de Planned Parenthood en Colorado, una escuela comunitaria en Oregón y una iglesia en Carolina del Sur también han reflotado asperezas en ambos bandos.

La legislación favorable a las armas refleja un sentimiento público creciente de que "las zonas libres de armas son imanes para los malvados", comentó David Kopel, un experto en el tema del Instituto Independence, un grupo de estudio libertario en Colorado. Agregó que el concepto no era popular tras la matanza de 1999 en la escuela secundaria Columbine en Colorado, pero que la frecuencia de ataques masivos desde entonces ha dado mayor atractivo al concepto de tener un propietario de armas entrenado presente.


AP

13 de Diciembre 2015