Asesor de Obama se reune con sectores del exilio cubano en Miami

Estados Unidos carece del interés de cambiar el régimen de Cuba, pues la isla caribeña cambiará por sí sola, señaló el asesor adjunto de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes, durante una visita a Miami, Florida.

En ese proceso, Estados Unidos es sólo un facilitador y en su acercamiento con Cuba preserva valores como “la libertad de expresión y libertad de reunión”, indicó Rhodes en rueda de prensa.

Las declaraciones del funcionario estadounidense se dieron a una pregunta sobre si la próxima visita del presidente Barack Obama a Cuba legitima al gobierno de más de cuatro décadas de los hermanos Castro.

Rhodes visitó el corazón del exilio cubano en Estados Unidos para escuchar ideas e inquietudes y adelantó que el histórico discurso que pronunciará el presidente Obama en Cuba se enfocará en una “visión del futuro que podemos tener juntos”.

Señaló que se incluirá a la diáspora y un mensaje de “reconciliación”. Con la “dolorosa, complicada y polémica” historia, pero también algunos temas como los derechos humanos y otros “positivos” sobre el futuro que pueden crear juntos avances económicos y de negocios.

Rhodes se refirió el tema de las pláticas de paz entre Colombia y la guerrilla que se llevan a cabo en Cuba y dijo que tienen una persona en la mesa de negociaciones y que apoyarán “el mejor acuerdo que se pueda tener” para el gobierno colombiano.

Aseguró, por otro lado, que la normalización de relaciones ni siquiera estaba en la mente de los funcionarios cubanos y que fue un proceso en el que Estados Unidos los convenció desde 2013, cuando comenzaron las conversaciones secretas que llevaron a la liberación de un preso estadunidense, Alan Gross.

Rhodes dijo que “nuestra evaluación es que el gobierno cubano estaba contento defendiéndose en contra de Estados Unidos” y que “la normalización no era un concepto con el que comenzaron las conversaciones”.

Dice que hablaran con la prensa independiente en la isla

Rhodes reconoció que la Administración Obama no se hace "ilusiones" de que se acaben las tensiones entre los dos países.

Ante la pregunta de 14ymedio sobre si los periodistas independientes en la Isla tendrán acceso a cubrir los eventos en los que participe el presidente Obama, Rhodes comentó: "Abogaremos por la prensa independiente y nos aseguraremos de hablar con la prensa independiente cubana, hasta en las situaciones en la cuales quizás no se les den las credenciales". El funcionario reconoció, sin embargo: "Estoy seguro de que el Gobierno le dará prioridad a su prensa estatal".

Señaló, por otro lado, que Estados Unidos no va a tocar el tema de Guantánamo, zona ubicada en el extremo oriental cubano y donde Estados Unidos tiene una base militar, que los cubanos quieren discutir, pero que “no está en la mesa”.

El mes pasado, el presidente lanzó su último plan para cerrar el centro de detención de Guantánamo, pero los legisladores muestran pocos signos de apoyar la idea en el último año de gobierno de Obama.

El funcionario reiteró que Obama se reunirá con 10 o 15 disidentes en Cuba en un local estadunidense y con grupos como Las Damas de Blanco, por ejemplo, pero no confirmó nombres, ni las organizaciones que estarán presentes.

Nuestra política está basada en la confianza que tenemos en la gente cubana”, subrayó.

Informó que la delegación que viajará con Obama entre el 21 y 22 de marzo está integrada por los secretarios de Estado, John Kerry; de Agricultura, Tom Vilsack, y de Comercio, Penny Pritzker, así como la gerente de pequeñas empresas María Contreras-Sweet, una delegación más grande del gabinete normal para un viaje presidencial.

Rhodes dijo que la delegación también incluirá a miembros del Congreso, líderes empresariales y estadunidenses de origen cubano.

La visita de Rhodes a Miami comenzó con un encuentro con jóvenes estudiantes de origen cubano, líderes religiosos y empresariales en el Miami Dade College y más tarde tenía planeado reunirse con un grupo de exiliados opositores.

Agencias

11 de Marzo 2016