Atacante de California era musulmán radical obsesionado con Israel y apoyaba al ISIS, para el FBI nunca fue sospechoso

Syed Farook, estadounidense de origen paquistaní, autor junto a su mujer de la matanza de San Bernardino (este de California), “aprobaba la ideología del jefe del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y estaba obsesionado con Israel”, declaró su padre a un diario italiano.

“Decía estar de acuerdo con la ideología de (Abu Bakr) Al Baghdadi para crear el EI y también estaba obsesionado con Israel”, dijo el padre del agresor al diario La Stampa.

“Siempre le decía: sé calmo, paciente, dentro de dos años Israel no existirá más. La geopolítica cambia; Rusia, China,inclusive Estados Unidos ya no quieren más judíos de allí. Los llevarán a Ucrania. ¿De qué sirve combatir? Ya lo hicimos y perdimos (…) pero él no quería escuchar. Estaba obsesionado” con la idea de combatir a Israel, comenta.

Llegado a Estados Unidos en 1973 desde Pakistán, el padre, también llamado Syed, de 67 años de edad, destacó que su hijo “siendo aún adolescente, no iba a las fiestas con sus compañeros porque, decía, un buen musulmán solamente puede ver bailar a su mujer”.

Dice haberlo visto una vez con una pistola y que montó en cólera contra su hijo. No obstante, asegura que “no sabe” si estaba en contacto con yihadistas.

Syed Farook era estadounidense, de 28 años, empleado de los servicios de salud de la ciudad californiana y ferviente musulmán. Durante la matanza estuvo acompañado de su mujer de 29 años, Tashfeen Malik, con quien se casó en Arabia Saudita. Ella también era de fe musulmana.

Éstos, tras matar a 14 personas y herir a otras 21 durante la fiesta que organizaba su empresa en San Bernardino por las fiestas navideñas, posteriormente fueron abatidos por la policía. Eran padres de un bebé de apenas 6 meses.

AFP

6 de Diciembre 2015