Aumentan los cuestionamientos por falla para impedir ataques en Bruselas

Los ministros de Justicia y del Interior de Bélgica presentaron su renuncia el jueves por fallas que impidieron realizar un seguimiento más exhaustivo a un militante del Estado Islámico que fue expulsado el año pasado de Turquía y que esta semana se inmoló en el aeropuerto de Bruselas.

El ministro del Interior Jan Jambon dijo que el primer ministro Charles Michel le pidió que permaneciera en el cargo, afirmando a la cadena de televisión VTM que "en tiempos de guerra, no puedes dejar el campo de batalla".

El ministro de Justicia belga, Koen Geens, también ofreció su renuncia pero finalmente seguirá en el puesto, según afirmó un portavoz de la cartera.

Las autoridades belgas están avergonzadas después de que Turquía dijo el miércoles que en 2015 había expulsado de vuelta a Europa a Ibrahim El Bakraoui, uno de los suicidas que participó en los atentados del martes, y que advirtió a Bélgica que se trataba de un extremista islámico.

Si bien muchos sospechosos de ser militantes no son capturados por falta de evidencia, Bakraoui estaba bajo libertad condicional y apenas a medio camino de cumplir una sentencia de 9 años por robo a mano armada.

En tanto, medios franceses y belgas informaron que se sospecha que hubo un segundo agresor del atentado del miércoles contra el metro de Bruselas y que podría estar prófugo.

Un sospechoso clave de los atentados de noviembre en París compareció el jueves ante un tribunal de Bruselas tras su detención la semana pasada en la capital belga. Su abogado afirmó que Abdeslam no se resistirá a su extradición a Francia, que le reclama para procesarlo por posibles delitos de terrorismo.

El grupo Estado Islámico reclamó la autoría de los atentados en Bruselas y París, que han dejado al descubierto las vulnerabilidades en la seguridad europea y provocado llamadas a estrechar la cooperación de inteligencia.

La fiscalía belga ha dicho que al menos cuatro personas participaron en los atentados del martes contra el aeropuerto y el metro de Bruselas. Entre los sospechosos estarían los hermanos Ibrahim y Khalid El Bakraoui, identificados como agresores suicidas.

La agencia de seguridad europea identificó a otro de los hombres que se inmolaron como Najim Laachraouii, supuesto fabricante de las bombas para los atentados de París.

La fiscalía ha señalado que otro supuesto participante en el ataque contra el aeropuerto está prófugo. La televisora estatal belga RTBF y el periódico francés Le Monde informaron que podría haber un quinto implicado en libertad. Se trataría de un hombre al que grabaron las cámaras de seguridad del metro de Bruselas cargando una gran bolsa junto a Khalid El Bakraoui. RBTF dijo que no estaba claro si el segundo sospechoso había muerto en el ataque.

La fiscalía no respondió de inmediato a los pedidos de declaraciones.

La atención se centraba el jueves en Salah Abdeslam, sospechoso de los atentados de noviembre y que evadió a la policía de los dos países durante cuatro meses hasta ser capturado la semana pasada en Molenbeek, el mismo barrio de Bruselas donde creció. Durante su detención recibió un disparo en la pierna.

Abdeslam y otros dos supuestos cómplices comparecieron el jueves ante un tribunal, afirmó la oficina del fiscal federal belga.

El abogado de Abdeslam, Sven Mary, dijo a la prensa en Bruselas que ha solicitado un aplazamiento de un mes en cualquier traslado mientras estudia el voluminoso dossier, pero que el sospechoso "quiere ir a Francia tan pronto como sea tan posible".

Un helicóptero sobrevolaba la zona, envuelta en medidas extraordinarias de seguridad al igual que muchos puntos de la capital belga. El abogado de Abdeslam, Sven Mary, rechazó hablar con la prensa a su llegada a la corte.

Reuters y AP

23 de Marzo 2016