El francotirador de Dallas quería matar gente blanca, especialmente policías

Al menos dos francotiradores han acabado esta pasada noche con las vidas de cinco agentes de Policía, el tiroteo impacto a 14 personas, la mayoría agentes durante el transcurso de una manifestación del grupo Texas Black Live Matter en el centro de Dallas contra la violencia policial en memoria de Alton Sterling y Philando Castile, dos hombres de raza negra que fueron abatidos sin motivo aparente por agentes de la Policía.

La policía de Dallas dijo que el francotirador que se atrincheró en un garaje dijo que él quería matar a blancos especialmente policías blancos y que él estaba haciendo esto solo.

El jefe de policía detalló que ese sospechoso, del que no ha trascendido la raza, falleció porque la policía utilizó “una bomba robot”, es decir, un explosivo adosado a un robot que los agentes enviaron cerca del agresor.

No vimos otra opción”, justificó Brown, que indicó que el sospechoso se atrincheró durante más de una hora armado en un aparcamiento de Dallas mientras profería numerosas amenazas y aseguraba que “quería matar a gente blanca, especialmente a agentes de policía blancos”.

El sospechoso, que disparó contra los agentes que intentaban convencerlo de que se rindiese, también aseguró que había colocado bombas en el estacionamiento en el que se encontraba y por todo el centro de la ciudad, lo que provocó la posterior búsqueda de esos paquetes sospechosos.

La policía continúa investigando a otros 3 sospechosos que esta en custodia.

Entre anto una organizacion radical llamada "Organización Política de Poder Negro" (BPPO) publicó en Facebook que habría más ataques en los próximos días.

La policía aun no ha publicado la identidad de los sospechosos.

La emboscada fue ejecutada a las 20.58 – hora local – por al menos dos individuos apostados en dos edificios de aparcamiento situados a ambos lados de la calle por la que transitaban los manifestantes, atrapando a un pequeño contingente policial que gestionaba el paso de la marcha en un “fuego cruzado” contra el que los agentes no tenían respuesta posible, según lamentó posteriormente el jefe de Policía de la ciudad, David Brown.

“Los asaltantes dispararon de manera completamente coordinada y triangulando desde una posición elevada justo sobre el lugar donde iba a terminar la marcha. Algunos de los agentes murieron por disparos en la espalda”, explicó Brown.

Estos son algunos de los policías víctimas del tiroteo.

Un grupo dedicado al recuerdo a policías caídos dijo el viernes que el asesinato de cinco policías en Dallas en un ataque atribuido a francotiradores hizo del jueves el día más mortal en la historia de las fuerzas de seguridad estadounidenses desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Cuatro agentes de la policía municipal de Dallas y uno de la agencia Dallas Area Rapid Transit murieron abatidos el jueves por la noche. Los disparos se produjeron durante una protesta por la muerte esta semana de dos hombres negros abatidos por la policía en Louisiana y Minnesota.

Otros seis agentes resultaron heridos en el ataque del jueves.

El National Law Enforcement Officers Memorial Fund, que documenta las muertes de agentes, señaló que 72 agentes murieron como resultado de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. El grupo considera ese día como el más mortal en la historia de las fuerzas de seguridad estadounidenses.

Un sujeto que se paseo en plena manifestación con un rifle de asalto y que era buscado como una personas de interés, se entregó poco tiempo después y tras 30 minutos de interrogatorio lo liberaron .


Un testigo de los eventos, el veterano del Ejército Carlos Harris, constató que los disparos fueron efectuados con profesionalidad. “Tiro, tiro, pausa; tiro, tiro, pausa. Totalmente estratégico”, ha declarado al ‘Dallas News’. Hasta el momento solo se ha identificado al agente de tráfico fallecido, Brent Thompson, de 43 años y en el cuerpo desde 2009, informa Europa Press.

Atrincherado

Cinco horas después, sobre la 01.20 de la madrugada, la Policía de Dallas informó de que un sospechoso de la emboscada se había atrincherado en un aparcamiento del instituto de Formación Profesional ‘El Centro College’, próximo al lugar de los disparos, rodeado de explosivos.

Lo que sí se sabe, según la Policía, es que el sospechoso ha intercambiado fuego de disparos con los agentes que le rodean al grito de consignas como “el fin está cerca” y ha declarado su intención de “matar a más policías”.

La Policía, que ha proporcionado a lo largo de la noche información conflictiva sobre el número total de sospechosos. Ahora mismo se tiene constancia de al menos dos detenidos, entre ellos una mujer en el mencionado instituto. Un tercero, Mark Hughes, cuya foto fue publicada en Twitter por la cuenta oficial de la Policía de Dallas, se entregó voluntariamente por miedo a su seguridad.

Los reportes indican que el caos se originó cuando se sintieron los disparos que fueron realizados con armas automática.

Miles de personas se manifestaron el jueves por las calles de las principales ciudades del país, entre ellas Nueva York, Washington, Los Ángeles, Dallas, Denver y Chicago para protestar contra la violencia policial contra los afroamericanos, que en las últimas horas se cobró otras dos víctimas mortales.



AGencias y Antena305.com

8 de Julio 2016