Balseros cubanos dicen que fueron atacados a tiros en Cuba por desconocidos

Dos de los siete cubanos heridos de bala que fueron interceptados por la Guardia Costera este sábado cerca de Cayo Hueso, Florida, dijeron este lunes en Miami que un grupo armado les disparó en Cuba para robarles la precaria embarcación en la que se lanzaron al mar.


Denny Rumbaut y su esposa Yarelys Ríos, embarazada de 16 semanas, explicaron que, pese al ataque, decidieron lanzarse al mar desde la costa norte de Matanzas. En la balsa viajaban 26 personas en total.

Ríos dijo que decidieron zarpar, a pesar de las heridas, por temor a la reacción de los atacantes que "salieron del monte" cuando el grupo se disponía a abordar la balsa.

La mayoría de los heridos excepto uno recibió disparos casi idénticos que no afectaron órganos ni arterias vitales.



La pareja negó las versiones de que fueron ellos mismos los que se dispararon para evitar la repatriación en caso de ser capturados por la Guardia Costera estadounidense, lo que finalmente sucedió.

La mujer aseguró que ella no hubiera hecho nunca algo que pusiera en riesgo la vida del bebé que lleva en el vientre.

En una rueda de prensa en un hospital de Miami, Denny Rumbaut y su esposa Yarelys Ríos, que está embarazada de 16 semanas, contaron que, pese al ataque, el grupo, formado de 26 personas, decidió hacerse a la mar desde la costa de la provincia de Matanzas.

Según contó la mujer, ya no podían quedarse en tierra, pues no sabían cómo podían reaccionar las personas que les dispararon, que, según el marido, "salieron del monte" cuando estaban abordando la balsa.

Ríos negó las versiones de que fueron ellos mismos los que se dispararon para que en caso de ser apresados por la Guardia Costera no los repatriaran inmediatamente.

Aseveró que no hubiera hecho nunca algo que pusiera en riesgo la vida del hijo que espera.

Rumbaut y Ríos, que comparecieron ante la prensa en el Hospital Jackson Memorial de Miami, ambos vestidos con batas hospitalarias, dijeron que antes de este viaje, él había intentado once veces llegar a Estados Unidos y ella tres y que querían dejar Cuba por razones económicas.

El grupo de 26 cubanos fue descubierto por una embarcación del séptimo distrito de los guardacostas, con sede en Miami, el sábado en Cayo Hueso, cuando pretendía tocar tierra.

De los siete heridos de bala, seis fueron trasladados a hospitales del sur de la Florida para recibir tratamiento médico. El séptimo no lo necesitaba pues sus heridas eran leves.

De acuerdo con la Guardia Costera, en lo que va del presente año fiscal, que comenzó el pasado 1 de octubre, 2.562 cubanos han sido interceptados en el Estrecho de Florida, 269 durante febrero pasado.

De acuerdo con fuentes de los guardacostas, en las últimas 16 semanas se han incrementado los intentos de los cubanos por llegar a EEUU debido al temor de que a raíz del acuerdo de normalización de relaciones la llamada ley de ajuste cubano, que les da beneficios a los inmigrantes de esa nacionalidad, sea derogada.

Hoy mismo 25 inmigrantes cubanos, entre ellos una mujer, fueron hallados por las autoridades de Estados Unidos en un islote de los Cayos de Florida, en el extremo sur del estado.

El capitán de un barco avistó en la madrugada a los inmigrantes en Cook Island, en la punta de Big Pine Key, y reportó el hecho a las autoridades, aseguró Becky Herrin, portavoz de la oficina del Alguacil del Condado Monroe.

Los inmigrantes, que llegaron sanos y salvos, fueron remitidos a las autoridades de la Oficina de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP), en Dolphin Marina, en Little Torch Key.

Los cubanos que tocan territorio en EEUU son favorecidos por la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y su política de "pies secos/pies mojados", por lo que pueden quedarse en el país, mientras que aquellos que son interceptados antes de alcanzar la costa son deportados a la isla.

EFE y Antena305

28 de Marzo 2016