California: Condenan a mexicano de violar y mantener en cautiverio a menor de 15 años

Un inmigrante mexicano recibió hoy una pena de 4 años y cuatro meses de cárcel por abuso sexual contra una menor de edad, informó la Fiscalía de Distrito del Condado Orange, en California (EE.UU.).

Isidro Medrano García, de 42 años, fue hallado culpable el pasado 4 de marzo de tres delitos por actos sexuales con un menor, producto del cual hoy se fijo la sentencia establecida que le impone además estar registrado de por vida como agresor sexual.

Este residente de Bell inicialmente fue acusado de violar y mantener cautiva desde hace una década a una niña de 15 años, a la que obligó a casarse con él y con la que tuvo una hija, cargos por los que hubiera recibido una pena mayor.

En su veredicto de culpabilidad, el jurado en el juicio contra Medrano, compuesto por 12 miembros, no encontró pruebas de que el inmigrante hubiera forzado a la joven a irse con él y a convivir durante una década, por lo que lo exoneró del cargo de secuestro.

De igual manera, no hubo unanimidad en el cargo de violación que Medrano enfrentaba y tampoco se logró un acuerdo.

Según los registros judiciales, Medrano era pareja de la madre de la víctima y vivía con ella y la hija bajo el mismo techo.

Durante el verano de 2004, el inmigrante se sintió atraído por la menor que recién había venido de México y se produjeron hechos de abuso sexual, según documentos de la Fiscalía.

No obstante, tal como argumentó durante el proceso la defensa del acusado, en 2004 la joven aceptó huir con Medrano para escapar de la relación conflictiva con su madre. La pareja adoptó una nueva identidad, lo que les permitió contraer matrimonio y posteriormente tener una niña en 2010.

Vecinos del apartamento en Bell Gardens donde vivía la pareja con la pequeña hija se mostraron sorprendidos cuando la víctima lo denunció ante la policía en 2014 por tenerla secuestrada.

La mujer, ahora de 26 años, acusó al hombre un mes después de retomar el contacto con su hermana y su madre, la exnovia de Medrano, a través de una red social.

Según declaraciones de allegados, la pareja hacía una vida normal y la joven tenía libertad para movilizarse, conducía su propio vehículo y tenía un teléfono móvil, mientras él trabajaba para sacar adelante la familia.

Tanto Medrano como su esposa son indocumentados por lo que el inmigrante podría enfrentar la deportación una vez cumpla su condena y ella podría aplicar para una visa como víctima de abuso, aunque las autoridades no se han manifestado sobre ese tema.

EFE

15 de Abril 2016