"Caza Fortunas tras los ancianos"

Caza Fortunas tras los ancianos

Llegar a la tercera edad como le dicen “Cariñosamente” a los ancianos cuando pasan los 60 años, puede ser una bendición de Dios, pero solo en dependencia de algunos factores relacionados con su entorno. No es lo mismo llegar a la vejes con alguna salud, rodeado de familiares que se ocupan de cuidar a los ancianos y brindarles cariño, a terminar tu vida en un sombrío asilo de ancianos (ALF) o bajo el control de una compañía de HMO, donde el anciano deja de ser un ser humano, para convertirse en mercancía.


Los cuidados de salud son un renglón importante de la economía de la Florida, dan empleo a muchas personas, pero son también una de las ramas de beneficio social donde más se derrocha el dinero de los contribuyentes y de la cual, más se aprovechan los “Casa fortunas”. Grandes compañías de salud han acumulado fortunas explotando los servicios del Medicare y Medicaid, aprovechando los resultados del fuerte cabildeo que sostienen sobre los burócratas del gobierno que regulan estos servicios, las ventajas que le ofrece la ley, el fraude y el contubernio de no pocos funcionarios públicos.

Compañías de seguro (HMO) compiten por “Servir” a los Floridanos de bajos ingresos y en especial a los ancianos, porque los programas de seguro administrados por el gobierno son imperfectos, costosos y están fuera de control. Millones de personas beneficiadas por el medicare y el medicaid obtienen sus beneficios médicos a través de un cuidado administrado por compañías privadas, porque la ley hace casi obligatorio, el uso de alguna compañía de HMO para estar debidamente cubierto.

Los ancianos de la tercera edad son una fuente inagotable de “Clientes” para compañías de salud HMO, son un tesoro para los “Caza Fortunas” vestidos con batas blancas y hacia ellos, están dirigidos los esfuerzos de los cabilderos de la industria de la salud, en especial, cuando están financiados por el medicaid y medicare. En Tallahassee crearon algo que llaman “Expansión al cuidado administrativo de los ancianos”, que no es otra cosa que obligarlos a permanecer bajo el control de una compañías de servicios de salud HMO, para recibir cuidados de salud, es un negocio billonario manejado por compañías que en los últimos años, están agrupadas en unas pocas firmas que monopolizan estos servicios, y se enriquecen con el dinero de los contribuyentes.

Pedir a los burócratas gubernamentales que administren correctamente el dinero de los contribuyentes es inútil. Ni saben, ni quieren hacerlo, llegaron donde están buscando sus beneficios y no van a renunciar a ellos. Pedirles honestidad es absurdo, no lo entenderían, son demasiado engreídos. Pedirles compasión hacia los ancianos y los contribuyentes, habría primero que enseñarles el significado de esa palabra. Pero negarles nuestro voto cuando no hacen bien su trabajo, es un lenguaje que entienden mejor. No lo olvide. Quizás así aprendan a administrar mejor el dinero del contribuyente.

José M. Izquierdo

Analista para Antena305.com

E-Mail. josemizquierdo@hotmail.com