Irán está en un gran problema, advierte Trump tras detención de petroleros

Chile: Padres quema vivo a su hijo de dos días de nacido en sacrificio para una secta, querían salvar al mundo

Una terrible noticia horrorizó a los vecinos de la zona rural de Colliguay, de la comuna de Quilpué, en Valparaíso, Chile. Los padres -pertenecientes a una secta- del menor identificado como Jesús Castillo Guerra, de apenas dos días de nacido, decidieron quemar vivo a su pequeño heredero, con la única intensión de así salvar el mundo.

El padre se suicidó en Perú cuando era perseguido por la policía. La madre se encontraba prófuga hasta este martes, que la policía chilena dio con su paradero y su posterior captura.

La Policía de Investigaciones de Chile informó este marte de la detención de Natalia Guerra, integrante de la secta de "Antares de la luz”.

Natalia Guerra había sido condenada en el 2017 por parricidio, debido a que el menor era su hijo. Otras seis personas involucradas fueron condenadas por homicidio calificado.

Si bien la condena fue anunciada, la mujer no fue detenida hasta el día de hoy, martes, que fue hallada en Talagante, capital de la provincia homónima de la Región Metropolitana de Santiago.

— MACABRO ASESINATO —

Los hechos recién se conocieron en abril del 2003. Según se desprenden de las investigaciones realizadas por las autoridades chilenas, la pareja de padres, junto a otro grupo de seguidores de la secta de "Antares de la luz" amarraron a su bebé de dos días de nacido a un trozo de madera y lo quemaron, en un ritual que el mismo padre del menor, Ramón Castillo Gaete, organizó como líder.

El incomprensible accionar del padre líder de la secta, "Antares de la luz", habría tenido como objetivo salvar al mundo de un apocalipsis pronosticado para el 21 de diciembre de 2012. El evento se realizó en completo hermetismo, siendo los miembros de la secta los únicos testigos del macabro asesinato.

Pasados los días de la cruel muerte del menor de dos días de nacido, algunos miembros de la secta se alejaron de esta. Posteriormente, llegó un mensaje a la oficina de la Policía de Investigaciones (PDI) informando sobre el cruel suceso. Fue entonces que las investigaciones iniciaron.

Mientras las investigaciones y las entrevistas a testigos se realizaban, el líder de esta secta, Ramón Castillo, logró huir hacia el Perú, pero le duró poco porque la policía cada vez más le soplaba la nuca. Al verse acorralado por la policía se quitó la vida el 1 de mayo del 2013.

Por otro lado, la secta y sus integrantes enfrentaban procesos penales que acabaron en condenas por homicidio y parricidio. Cuando la justicia cuestionó a Natalia Guerra, la madre, ella señaló haber estado drogada, en una maniobra legal por limpiarse de responsabilidades, pero sus declaraciones se contradecían con otras anteriores que hizo.

"Todos sabían que mi hijo tenía que ser asesinado por Castillo y que debía ser así. Él era Dios", declaró en el pasado.

De nada le sirvió defenderse. Natalia Guerra fue condenada a 5 años de cárcel y se encontraba inubicable hasta la fecha.

— ANTARES DE LA LUZ —

Poca información se tiene sobre cómo funcionaba esta secta liderada por Ramón Castillo Gaete en Chile.

Algunos expedientes policiales chilenos indican que la secta tenía como objetivo vivir en comunidad, consumir drogas y someterse a supuestos rituales de sanación.

Por otro lado, sobre Ramón Castillo Gaete se sabe que fue el menor de tres hermanos y llevaba una vida acomodada. Amigos de este sujeto indicaron al diario chileno Emol que este era conocido porque “le gustaban mucho las mujeres y era bien apasionado”. Además, era un tipo normal “aunque no carismático”. En distintos momentos sorprendía a sus interlocutores con conversaciones “sobre el yo interior” y “el sentido de la vida”.

El cuerpo de Ramón Castillo Gaete fue encontrado inerte y colgado en una casa abandonada en el Cusco. La noticia causó gran conmoción en el Perú y en el mundo.

El Comercio

10 de julio 2019