Otra decisión que hace de Radio Caracol Miami el Titanic perfecto

Con el Comandante enterrado, regreso el ron y el reggaetón a Cuba, se necesita el dinero

La efervescente Cuba que se paralizó, primero perpleja y después doliente, nueve días tras la muerte de Fidel Castro, volvió el lunes a la rutina, al trabajo, a poner la música alta y también a “resolver”, como en la isla se conoce a los malabarismos que se hacen para cubrir las necesidades cotidianas.

Para María Esther, trabajadora de la Oficina del Historiador de la Ciudad, este lunes fue “un día muy normal, feliz con nuestro sol y nuestro cielo”, igual que para un jubilado cubano llamado José Luis, quien manifestó que encaraba la jornada como “un día normal como otro cualquiera sin ningún tipo de contratiempo”.

Sin embargo, los cubanos sí están habituados a capear contratiempos en su vida diaria: entre el reducido salario medio de la isla frente a los altos precios de alimentos y bienes básicos, la mayoría importados, la población debe “resolver” todo el tiempo.

“Mi día es el de una vida cotidiana, preocupándome por mi familia”, señala Sonia, ama de casa.

Las banderas cubanas volvieron a izarse, pero algunas conservaron el crespón negro, y la televisión que por una semana encadenó la retransmisión de las honras fúnebres de Castro ha recobrado su programación habitual y también los dibujos animados, para regocijo de los más pequeños.

Los habaneros hacían esta mañana cola para tomar la guagua o un “almendrón” (coche antiguo) que los llevara a su destino.

Y es que la capital cubana, donde el turismo deja elevados ingresos que suponen la fuente principal de muchos de sus habitantes, no podía permitirse seguir muchos más días sin música, espectáculos y bajo ley seca, imposiciones del luto decretado por las autoridades, tras la muerte de Fidel Castro.

Grupos de turistas recorrían de nuevo el pintoresco casco histórico, de La “Habana Vieja”, donde se escuchaban las notas del son cubano interpretadas por las bandas de música en los recovecos de la calle Obispo o la famosa Plaza de Armas.

El día, despejado y caluroso, invitaba a refrescarse con un tradicional mojito o un daiquiri que, ahora sí, los bares y restaurantes pueden servir legalmente.

Locales célebres como La Bodeguita del Medio o el Floridita, de parada obligada para quienes siguen la pista etílica del escritor Ernest Hemingway en la ciudad, bullían de visitantes extranjeros desde temprano.

Los cubanos en la isla ya se habían acostumbrados a la ausencia de Fidel Castro, porque solo le veían esporádicamente en fotos en la prensa estatal.

Fuente EFE

5 de Diciembre 2016