Disidente Martha Beatriz Roque le gustaría reunirse con Obama antes de viaje a Cuba

La disidente cubana Martha Beatriz Roque dijo el viernes en Miami que le gustaría ser recibida por el presidente Barack Obama para pedirle que “enderece” el proceso de normalización de relaciones con Cuba.

En ese proceso “el Gobierno cubano lo único que hace es exigir y ha dado muy poco a cambio”, señaló esta economista condenada en 2003 a 20 años de prisión por atentar contra la “independencia e integridad territorial del Estado”, colaborar y recibir recursos de EE.UU. y tratar de socavar los principios de la revolución.

Roque Cabello, que nació en 1945 y tiene también nacionalidad española, llegó este jueves a Miami con un permiso para salir del país una sola vez concedido por el Gobierno cubano.

La disidente, quien este jueves se encontró con su hermana por primera vez después de 55 años, señaló que regresará a Cuba el 31 de marzo y que por tanto no va a estar allí cuando Obama visite la isla los días 21 y 22 de marzo, aunque le gustaría poder hablar con él antes del viaje para exponerle sus opiniones sobre el proceso de normalización de relaciones anunciado a fines de 2014.

“Para no ser radical, debo decir que el Gobierno cubano ha dado muy poco. Lo que hace solamente es exigir, que levanten el embargo, que devuelvan Guantánamo, que cierren Martí radio y televisión”, subrayó en una entrevista telefónica con Efe.

A su juicio, EEUU debería “enderezar” eso, para que el Gobierno cubano ponga algo de su parte.

“Desde el punto de vista material han concurrido muchos factores para que esto pudiera hacerse. Toda una serie de presión internacional, personas que se han interesado por nosotros y, aunque vengo primero, quedan allá todavía diez personas que tienen que tener la posibilidad que he tenido yo de poder salir y reunirme con mi familia”, subrayó.

En el aeropuerto de Miami, de Miami Pérez Roque se fundió en un largo abrazo con su hermana, a la que hacía 55 años que no veía, según muestra un vídeo de Martínoticias.

“Aunque algunos dicen que son migajas, esas migajas nos hacen mucha falta, llevamos muchos años sin obtener nada”, señaló sobre el proceso de normalización de relaciones cubano-estadounidense.

Roque señaló que ya no es momento de juzgar si Obama se equivocó o no con el acuerdo que selló con el gobernante cubano, Raúl Castro, para acabar con el antagonismo entre los dos países, que ya ha dado como resultado un restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

A ella le gustaría ser recibida por Obama antes de que viaje a la isla para darle su parecer sobre la situación en la isla y los cambios que se requieren, como hizo con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, cuando visitó Cuba.

La disidente, que pasó “una noche deliciosa” con su familia y durmió “como un bebé” después de un día muy “trajinado”, pues no tenía pasaje para viajar a Miami y debió ponerse en lista de espera, por lo que llegó “tardísimo”, espera reunirse en Miami con las organizaciones del exilio para intercambiar opiniones.

Roque, de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, aseguró que después de este “viaje privado” regresará a Cuba el 31 de marzo y volverá a estar sujeta a las condiciones de la licencia extrapenal que recibió en 2004.

Un grupo amplio de los condenados del “Grupo de los 75” abandonó Cuba a partir de un acuerdo del Gobierno cubano con la Iglesia católica y el Gobierno español en 2010.

De los once que se quedaron en Cuba, solo siete han recibido permiso para salir una sola vez de Cuba y de ellos hay tres que no van a viajar por diversas razones, según Roque.


EFE

4 de Marzo 2016