Continua éxodo de cubanos a EEUU, llegaron 17 mil en los pasados 3 meses

Un grupo de 184 migrantes cubanos varados en Costa Rica desde noviembre pasado, tomará un vuelo mañana con destino a El Salvador, con lo que se reanudará el operativo para que miles de isleños se movilicen hacia Estados Unidos.


Más de 17.000 cubanos llegaron a Estados Unidos en los últimos tres meses de 2015. La cifra casi duplica la registrada en el mismo periodo del año anterior.

Fueron 17.071 ciudadanos cubanos los que consiguieron entrar a Estados Unidos entre octubre, noviembre y diciembre, según datos de laOficina de Aduanas y Protección Fronteriza(CBP) a los que hoy tuvo acceso Efe.

La cifra casi duplica los 9.219 migrantes cubanos que alcanzaron suelo estadounidense en los tres últimos meses de 2014 y los 5.770 que lo hicieron en el último trimestre de 2013, según los datos de la CBP.

El Gobierno costarricense ha informado que el vuelo de mañana saldrá del aeropuerto Daniel Oduber, en la ciudad de Liberia, provincia de Guanacaste (Pacífico norte), al igual que el plan piloto que se llevó a cabo el pasado 12 de enero.

El grupo que saldrá mañana de Costa Rica está compuesto por 184 personas, de las cuales 109 son adultos, una de ellas embarazada, y 75 menores de edad, de ellos cuatro bebés.

Las autoridades han dado prioridad para este viaje a las familias con niños con más tiempo de estar varados en Costa Rica y que además cuenten con los recursos económicos para costear el traslado.

Cuando estas personas lleguen a El Salvador tomarán autobuses que los trasladarán hasta la frontera entre Guatemala y México, todo con la organización logística de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el apoyo de los Gobiernos.

Una vez en México, los migrantes deberán movilizarse por su propia cuenta hasta Estados Unidos, donde esperan acogerse a los beneficios migratorios y de ciudadanía que les otorga la Ley de Ajuste Cubano.

Los cubanos que partirán mañana están ubicados en los albergues habilitados por el Gobierno costarricense en la localidad de La Cruz, provincia de Guanacaste, fronteriza con Nicaragua.Uno de ellos, que solo quiso identificarse como Kili, quien trabajaba como artesano en La Habana Vieja, dijo a Acan-Efe que está “contento” y “loco” por reanudar su travesía, pero afirmó que también ha perdido algo de ilusión tras tantos días varado.

Él viaja junto a su esposa y sus dos hijos, y aunque afirma haber vivido meses “muy agitados” y “desesperantes”, agradeció a los costarricenses y al Gobierno de este país por las atenciones que les brindaron a los migrantes.

Otra migrante que saldrá mañana de Costa Rica es Débora Magraner, quien viaja junto a su esposo y un hijo, y que antes de llegar a Costa Rica, el pasado 11 de noviembre, estuvieron dos meses en Ecuador.

“Estamos contentos y con el deseo de irnos ya. Estos meses no han sido malos, hemos estado bien atendidos, pero tenemos el deseo de seguir y no estar varados en ningún lugar”, expresó la mujer a Efe.

Magraner, quien era subdirectora de una emisora de radio cultural en La Habana, explicó que salió de la isla motivada por la mala situación económica y por “políticas ideológicas que no entendía” y que afectaba su desarrollo profesional.

El de mañana será el primero de siete traslados de cubanos programados para el mes de febrero los días 4, 9, 11, 16, 18, 23 y 25.

Los países involucrados acordaron estos traslados el pasado 20 de enero durante una reunión celebrada en Guatemala, tras calificar como exitoso el plan piloto efectuado el 12 de enero con 180 cubanos.

El Gobierno de Costa Rica ha reiterado su llamado a los cubanos para que tengan paciencia y no acepten reanudar su viaje con “coyotes” (traficantes de personas).

La crisis migratoria comenzó el 15 de noviembre pasado cuando Nicaragua cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país.

Desde entonces Costa Rica otorgó 7.802 visas temporales a los isleños, pero el 18 de diciembre suspendió la entrega de más de esos documentos, ya que consideró que se había agotado su capacidad para brindarles ayuda humanitaria en albergues.


EFE

3 de Enero 2016