Corea del Norte despliega centenares de lanzaderas de cohetes en frontera con el Sur

Corea del Norte desplegó unas 300 lanzaderas múltiples de cohetes adicionales a lo largo de la línea fronteriza con Corea del Sur, armas que tienen la capacidad de alcanzar Seúl, informó hoy el Ministerio de Defensa surcoreano.

Los servicios de inteligencia surcoreanos alertaron del último movimiento militar de Pyongyang al norte de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que separa a ambos países, el mismo día en que Corea del Norte anunció que lanzó con éxito un misil balístico desde un submarino.

Estas lanzaderas múltiples de cohetes con calibre de 122 milímetros tienen un alcance estimado de 40 kilómetros, lo que supone que Corea del Norte tiene a tiro varias zonas de los alrededores de la capital surcoreana.

Desde 2014, Pyongyang incrementó de forma constante su despliegue de este tipo de lanzacohetes al norte del paralelo 38, según señaló una fuente surcoreana de Defensa a la agencia local Yonhap. De ser disparados conjuntamente, sería capaz de descargar unos 9.000 cohetes sobre Corea del Sur.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, asistió al nuevo ensayo de misiles realizado el sábado, y que otorga al país asiático "la capacidad de golpear a sus oponentes en cualquier momento y sin previo aviso", según informó la agencia estatal norcoreana.

El país Comunista pone condiciones

Corea del Norte está dispuesta a suspender sus pruebas nucleares si Estados Unidos hace lo mismo con las maniobras militares que efectúa cada año con Corea del Sur, dijo el ministro norcoreano del Exterior a The Associated Press en una entrevista en la que advirtió que las sanciones internacionales no intimidarán a su país.

El ministro del Exterior, Ri Su Yong defendió el derecho de su nación a mantener un disuasivo nuclear y en palabras dirigidas a quienes esperan la caída del régimen en Pongyang afirmó: no aguarden algo que no va a ocurrir.

"Detengan los ejercicios de guerra nuclear en la península coreana, y entonces nosotros también suspenderemos nuestras pruebas atómicas", dijo el sábado el funcionario en su primera entrevista con un medio noticioso occidental.

Ri reafirmó la postura de Pyongyang de mucho tiempo de que Estados Unidos propició que Corea del Norte desarrollara armas nucleares en una acción de autodefensa. Al mismo tiempo, dejó entrever que la cancelación de los ejercicios militares con Seúl podría abrir las puertas a conversaciones y a una disminución de las tensiones.

"Si continuamos en este sendero de confrontación, éste llevara a resultados muy catastróficos, no sólo para los dos países sino también para el mundo entero", dijo el diplomático en coreano mediante un intérprete.

AP y EFE

24 de Abril 2016