Trump se prepara para una importante reunión con Vladimir Putin en Finlandia

Crimen de Guerra el bombardeo del régimen de Siria de depósitos de agua que afecto a 5 millones de personas

Las fuerzas aéreas de Siria bombardearon deliberadamente suministros de agua en diciembre, un crimen de guerra que cortó el acceso al agua a 5,5 millones de personas en el área metropolitana de Damasco, dijo el martes una comisión internacional independiente de la ONU.

La comisión dijo que no había encontrado pruebas de contaminación deliberada del suministro de agua ni de demoliciones por parte de grupos armados, tal y como afirmaba entonces el Gobierno sirio.

Los rebeldes habían tomado el control de las fuentes de agua del valle de Barada, al noroeste de Damasco, desde 2012 y se enfrentaban a una gran ofensiva por parte de las fuerzas del Gobierno sirio y sus aliados, a pesar de un alto el fuego. Los rebeldes se retiraron a finales de enero.

La comisión, encabezada por el investigador brasileño Paulo Pinheiro, dijo que no había informaciones de personas que hubieran sufrido la contaminación del agua el 23 de diciembre o antes de esa fecha, cuando las fuerzas áereas sirias atacaron el manantial Al-Fija, al menos dos veces por aire.

"Aunque la presencia de combatientes armados en el manantial constituía un objetivo militar, el daño extensivo infligido al manantial tuvo un impacto devastador sobre más de cinco millones de civiles en zonas controladas por el Gobierno y la oposición que fueron privados de acceso al agua potable durante más de un mes", dijo el informe de la comisión.

"El ataque supone un crimen de guerra por atacar objetos indispensables para la supervivencia de la población civil y violó el principio de proporcionalidad en los ataques", dijo.

Reuters

15 de Marzo 2017