Cuba: Arrestan a cubano americano de Miami por querer hacer fiesta de Navidad con muñecos inflables

La Policía Nacional Revolucionaria (PNR) –acompañada de inspectores estatales– interrumpió una actividad navideña para niños que ofrecía un cubanoamericano, el pasado 24 de diciembre, en un barrio habanero, según dijo a Radio Martí el periodista independiente Ernesto Aquino.

El reportero independiente pudo grabar el momento de la acción policial, ocurrida en la calle San Benigno, en Santos Suárez, Ciudad Habana.

El hombre detenido, de 70 años de edad, responde al nombre deFrancisco Morales.

¿Su "culpa"? Expuso muñecos inflables con motivos navideños en la vivienda de su familia en La Habana. Ello motivó que padres y niños del barrio quisieran tomarse fotos.

Aquino asegura que "unas inspectoras estatales" se presentaron en el lugar y le ordenaron que retirara "todos esos muñecos inflables que él tenía allí colocados en lo que es el parterre de los alrededores de la casa porque, según ellas, eso impedía el paso de los peatones".

Según pudo constatar el reportero, que además publicó un reportaje en el portal Cubanet, la policía le ordenó desinflar los muñecos, se lo llevaron para la estación policial de Aguilera y lo retuvieron hasta entrada la noche.

La ley que esgrimieron las autoridades policiales –indica Aquino– es que esta acción interrumpía el paso de los peatones.

Los vecinos, sin embargo, dicen estar molestos porque mientras el sitio estaba lleno de escombros no movió la sensibilidad de la policía ni de los servicios comunales.

En las fotos publicadas por Aquino se pueden ver las figuras inspiradas en el ratón Mickey, Papá Noel y otros.


En el video publicado por el reportero en YouTube, Yoandry L. Palmero, un vecino visiblemente molesto, afirma: "Se llevan a un hombre (...) que se sacrifica, que gasta su dinero para traerles chicles (a los niños), caramelos. ¿Dónde están los parques de diversiones de los niños?: No tienen. Estoy cansado", dice el hombre y rompe a llorar.

El periodista Ernesto Aquino informó que en la noche regresó al lugar y conversó con Morales, quien insistió: "No me voy a dar por vencido. Voy a buscar una alternativa viable para que los niños sigan recibiendo un poco de la alegría que tanto necesitan. Ellos se merecen todo el sacrificio del mundo y yo seguiré dedicando el resto de la vida que me queda a esa obra de amor".

Francisco Morales es de origen cubano y lleva 40 años residiendo en Estados Unidos.

Martinoticias

27 de Diciembre 2015