Cubanos rompen cristales de autos en protestas en Panama, Costa Rica responde con dureza

Entre 700 y 1.000 migrantes cubanos varados en Panamá protestaron el Miércoles en la frontera entre este país y pasaron violentamente hacia Costa Rica, durante la manifestacion culparon de la situación a Nicaragua y no a Cuba.

Durante la protesta rompieron los parabrisas de autos y causaron destrozos.

Con gritos y reclamos que querían seguir paso hacia Estados Unidos, porque según ellos son refugiados politicos, detuvieron el transito en la zona.

Junto a los cubanos también se encontraban ciudadanos de otras nacionalidades, como africanos, que también son inmigrantes ilegales retenidos en Paso Canoas.

Según La Nación, los manifestantes se enfrentaron a la Policía y varios carros fueron golpeados. A algunos les quebraron los parabrisas; a otros, les arrugaron las carrocerías.

La manifestación ocurre después que Mexico negó que les abriera su territorio como puente a Estados Unidos, también Costa Rica y Nicaragua se niegan a recibirlo.

Una reciente reunion de países en la region no llegaron a un acuerdo sobre el éxodo de cubanos que se repite.

Según informó el ministro de Seguridad, Gustavo Mata, en conferencia de prensa, los migrantes se amotinaron frente a las oficinas de la Dirección de Migración y Extranjería de Costa Rica en horas de la mañana, donde luego irrumpieron de manera violenta para pasar a territorio costarricense y tomar la vía principal del puesto fronterizo de Paso Canoas.

Mata detalló que los migrantes dañaron un vehículo y luego se enfrentaron a la policía costarricense, que logró devolver a algunos de ellos a territorio panameño, mientras que otros se adentraron en Costa Rica y son buscados por las autoridades para ser deportados.


Costa Rica responde con dureza

En un comunicado, el Gobierno tico dejó claro que rechaza la violencia, advirtiendo que las personas que ingresen de esa manera al país serán detenidas.

El Gobierno de Costa Rica emitió un comunicado después que cientos de cubanos irrumpieran en el cruce fronterizo de Paso Canoas para exigir que se les permita continuar camino a través de Centroamérica hacia Estados Unidos, su destino final.

Los migrantes, entre 1.000 y 1.200, "son fundamentalmente personas cubanas, aunque hay entre ellos un número pequeño de migrantes extracontinentales, africanos y asiáticos", confirmó la directora general de Migración, Kathya Rodríguez.

El canciller Manuel González recordó que desde el pasado 18 de diciembre, Costa Rica anunció la suspensión de visas temporales a los cubanos, a quienes advirtió que no toleraría ingresos por la fuerza.

"Si quieren doblegar a Costa Rica por medio de avalanchas de gente, están equivocados. A la fuerza ni los zapatos entran", señaló el jefe diplomático.

Costa Rica se comprometió a seguir atendiendo la situación de los migrantes cubanos "con diligencia y responsabilidad", pidió calma y prudencia a la población y denunció nuevamente las leyes estadounidenses que "promueven y dan privilegios para el ingreso a ese país e incitan a la migración cubana irregular".

En el comunicado, el Gobierno tico dejó claro que rechaza la violencia, advirtiendo que las personas que entren de esa manera al país serán detenidas.


13 de Marzo 2016