Trump se prepara para una importante reunión con Vladimir Putin en Finlandia

Demandan al Hospital Infantil Wolfson en Jacksonville por demora en atender a niño

Los padres de una niña de Florida que se tragó una pila demandaron el miércoles a un hospital por negligencia médica al afirmar que su bebé sufrió severas quemaduras internas por la tardanza de los doctores en extraerle la batería.

Los padres, Cole Parsons y Courtney Thorne, dijeron en una demanda que el Hospital Infantil Wolfson en Jacksonville debió haber extraído la batería de litio antes de dos horas, como lo recomiendan los centros de toxicología.

También demandaron al doctor David Smith, a quien acusaron de minimizar los peligros. La batería fue retirada casi cinco horas después de que los padres se presentaran en el hospital, según la demanda.

Ava-Kate Parsons, de 19 meses, fue sometida a 20 cirugías desde que se tragó la pila el 10 de marzo.

Su madre estaba en casa y vio cuando la bebé se tragó la batería plana que se había salido de un control remoto.

La mujer corrió para sacar la batería de la boca a la bebé pero ya se la había pasado y llamó al número de emergencias 911.

El Centro Nacional Capital de Toxicología, un centro de llamadas sin fines de lucro, dijo que el año pasado más de 1.900 niños se tragaron baterías planas y hubo 20 incidentes fatales o graves entre menores de seis años.

Ese tipo de baterías se utilizan en controles remotos, calculadoras y otros dispositivos pequeños.

En el hospital, los padres expresaron su deseo de que la batería fuera sacada porque les preocupaba que la niña quedara expuesta a sustancias químicas peligrosas.

Sin embargo, el padre afirmó que Smith les dijo que el incidente "no era distinto a una moneda en la garganta" de la niña.

"El parecía muy tranquilo ante la situación", afirmó Parsons. "Poco tiempo después, nos enteramos que la niña sufrió una quemadura eléctrica en el esófago y la llevaron a cirugía de emergencia".

AP

29 de Diciembre 2016