Donald Trump puede ganar sin el voto latino que es el 12 % de electorado general

Unos 27,3 millones de latinos, el 12% del electorado total, están habilitados para votar en las elecciones de noviembre en Estados Unidos. Aunque cerca del 70% de ellos apoya a la candidata demócrata Hillary Clinton, especialistas consideran que el republicano Donald Trump podría ganar sin el apoyo de ellos.

Entonces, ¿cuál es el peso real del voto latino en estos comicios? Hace solo dos años representaban el 8,4% de los electores hábiles, según el Pew Research Center, y se han convertido en el grupo electoral de mayor crecimiento.

Sin embargo, el observatorio Real Clear Politics, encargado de promediar encuestas, señala que de los 11 Swing States -los estados que no están definidos como demócratas o republicanos, que es donde los candidatos buscan votos- solo tres tienen una población electoral latina importante: Nevada (17%), Colorado (14%) y Florida (18%).

Y en el caso de los estados con tendencias claras y que tienen un gran peso electoral, solo California y ahora Texas tiene más del 23% de electores latinos.

Hillary Clinton, que tuvo más apoyo latino que Barack Obama en las anteriores elecciones, recibe el respaldo de casi el 70% de este grupo, según una encuesta de American Voice y Latino Decisions publicada en setiembre, estudio que confirma los resultados obtenidos por un sondeo de Univision y "The Washington Post" dado a conocer en febrero.

Sin embargo, pese a este panorama favorable, algunos analistas aseguran que aún si la ex secretaria de Estado logra que todos los latinos vayan a las urnas, a Donald Trump le alcanzaría con el voto de los blancos de clase trabajadora para logar la presidencia.

“No considero que los votantes hispanos sean un cortafuego. Simplemente no son una parte suficientemente grande del electorado. Son un componente clave de la coalición de Hillary Clinton”, aseguró Nate Silver, estadístico y creador del sitio Five Thirty Eight, a "The New York Times".

Sin embargo, para el analista político republicano Adolfo Franco, “es muy difícil ganar la presidencia sin el voto latino. En principio, porque hay varios estados claves como Virginia, Carolina del Norte, Ohio y, por supuesto, Florida, en donde hay poblaciones latinas muy significativas. Perder allí el 80 o el 90% del voto latino, complicaría alcanzar el triunfo”.

Los analistas coinciden en que el voto latino tendrá un mayor peso en este proceso electoral, pero que no determinará los resultados. Sin embargo, centros como Pew Research Center apuntan a que en las siguientes elecciones este panorama cambiará y dará mayor poder de decisión a los hispanos.

Por su parte, Mark Hugo López, director de estudios hispánicos del Pew Research Center, señala en su web que “los latinos habilitados para votar pueden inclinar la balanza de cualquier postulante. Actualmente, tres de cada cinco votantes hispanos apoyan a los demócratas, mientras que solo el 27% elige a los republicanos”.

--- El reto y las exigencias ---

El reto para ambos aspirantes es lograr que los electores vayan a votar, dicen los expertos. Se calcula que en la elección en la que resultó ganador Barack Obama, solo el 30% de los latinos habilitados acudió a las urnas.

Fuente El Comercio

17 de Septiembre 2016