Trump reitera en México la construcción del muro para contener el trafico de armas y los ilegales

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump defendió este miércoles ante el presidente mexicano Enrique Peña Nieto su polémica propuesta de construir un muro limítrofe en vista de que hay “mucho crimen y problemas” en la frontera común.

“Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo”, dijo el magnate Trump en un mensaje a la prensa que ofreció junto con Peña Nieto, con quien se reunió en Ciudad de México y en quien dijo confiar para poder resolver juntos los problemas en la frontera común.

“Creo que el presidente y yo podemos resolver esos problemas (…). La inmigración ilegal es un problema para México como para nosotros. Las drogas son un tremendo problema para México como para nosotros. No es una calle de un sólo sentido. Trabajaremos juntos y resolveremos esos problemas”, expresó Trump.

Sobre su conversación privada con Peña Nieto, el magnate aseguró que tuvieron un “sustantivo y constructivo intercambio de ideas” y que para él fue importante presentar su perspectiva sobre el impacto de la inmigración ilegal y el comercio entre ambos países.

Peña Nieto es el primer presidente mexicano que se reúne con un candidato estadounidense y que además ofrece un mensaje mediático conjunto pese a que su invitado no es un jefe de Estado.

El presidente mexicano destacó la importancia de trabajar en conjunto para lograr una frontera más segura, pero resaltó la obligación de detener el flujo de armas y dinero desde el vecino del norte hacia organizaciones criminales en el sur.

“Muchas vidas pueden ser salvadas en ambos lados de la frontera si las organizaciones criminales dejan de recibir armas y dinero (…) Ambos países debemos invertir más en ello (en la frontera), más en infraestructura, más en gente, más en tecnología para hacer más segura y eficiente” la frontera común, dijo el mexicano.

Al hablar de migración –un tema que ha ameritado duros comentarios por parte de Trump durante su campaña electoral–, el mandatario mexicano destacó “los avances que ha tenido con la administración de Obama (…) que con la próxima administración se deben acelerar los procesos para que la frontera entre EU y México sea más eficiente y segura”.

“Hacer más segura la frontera con nuestros vecinos de Centromérica es de vital importancia”, detalló Peña Nieto y agregó: “Los estadounidenses ven la migración indocumentada como un problema, pero no tienen la imagen completa“.

El presidente mexicano dijo que se debe “solidificar la relación entre México y EU con base en el respeto mutuo”, y el diálogo, pues éste es “el camino porque acercan a los que piensan distinto”.

La inesperada visita llegó en un momento en el que Trump intenta aclarar su posición sobre la inmigración irregular, un asunto polémico que ha sido una pieza central de su campaña republicana. Trump lleva tiempo pidiendo la deportación de la gente que vive en Estados Unidos sin permiso de residencia, así como la construcción de un muro en la frontera del país con México.

Sin embargo, recientemente insinuó en encuentros con simpatizantes hispanos que podría suavizar las posturas recalcitrantes que defendió durante las elecciones primarias de su partido. Tras una mesa redonda este mes, su nuevo director de campaña dijo que la postura de Trump sobre las deportaciones estaba "por determinar".

La intempestiva visita de Trump, anunciada la noche del martes luego que Peña Nieto invitó a Trump y a su contrincante demócrata Hillary Clinton a México para sostener un encuentro, ha estado rodeada de una andanada de críticas entre políticos, analistas y ciudadanos que tienen fresco en la memoria el encendido discurso contra la inmigración del magnate, en el que ha tachado a mexicanos de violadores y criminales.

Trump ha insistido en que “es necesario” poner un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, para poner un alto a la inmigración ilegal y el flujo de armas.Trump dijo que fue un tema que se abordó en la plática con Peña Nieto, aunque no discutieron quién debería pagar por su construcción.

El candidato republicano mencionó que fue una charla fuerte con el mandatario mexicano, aunque calificó el encuentro como “excelente”.

En su discurso, planteó cinco puntos que a su parecer deben cumplirse, para mejorar la situación de México y Estados Unidos, desde su perspectiva.

Como primer punto, dijo que se debe frenar la migración ilegal, no solamente pensando en lo que pasa entre ambas naciones, sino también considerando a las personas que tratan de llegar a territorio estadounidense desde Centroamérica.

Otro de sus puntos fue el de que es necesario preservar la seguridad de la frontera, colocando un muro, que además de la inmigración ilegal detenga el flujo de armas.

“Tenemos que desmantelar a los cárteles de la droga”, continuó.

El político republicano también señaló que debe actualizarse el Tratado de Libre Comercio, para que sea justo en el caso de ambos países, y no solo para México.

“Las dos naciones deben trabajar unidas, en beneficio mutuo”, expresó.Al finalizar su discurso, Trump llamó “amigo” a Peña Nieto, y le dio un apretón de manos.

El gobernador de New Jersey, Chris Christie, estrecho aliado de Trump, ha sido uno de los que ha instado al empresario a hacer el viaje a México, según una persona familiarizada con sus conversaciones y que pidió permanecer en el anonimato para hablar sobre el tema. Christie hizo su propio viaje a Ciudad de México en septiembre de 2014 y tiene una relación cordial con el presidente de México.

La semana pasada, Peña Nieto extendió una invitación a Trump y a su rival demócrata, Hillary Clinton, que se reunió con él en México en 2014.

El empresario neoyorquino no aludió al viaje ni dedicó mucho tiempo a hablar de inmigración irregular durante un mitin a las afueras de Seattle, aunque sí adelantó algo sobre su discurso sobre migración previsto para el miércoles por la noche en Phoenix.

"También vamos a asegurar nuestra frontera e impedir que las drogas entren y destruyan nuestro país", afirmó. "Y mañana por la noche hablaré de eso en Arizona. Gran discurso sobre inmigración. Hablaremos sobre eso mañana por la noche en Arizona".

El republicano ha enfrentado una avalancha de críticas de Clinton, ex secretaria de Estado, sobre su preparación para liderar en el escenario mundial. También varios expertos republicanos en política exterior han advertido que Trump no está preparado para las numerosas cuestiones internacionales que llegan a un presidente.

La campaña de Clinton ha instado a los votantes a no "dejarse engañar" por lo que describen como intentos de Trump de disfrazar sus políticas migratorias.

"Lo que importa al final es lo que Donald Trump diga a los votantes en Arizona, no en México, y si sigue decidido a dividir familias y deportar a millones", dijo la directora de comunicación de la campaña de Clinton, Jennifer Palmieri.

Agencias

31 de Agosto 2016