Donald Trump y Hillary Clinton ganan el estrategico New York

El aspirante presidencial Donald Trump ganó las elecciones internas republicanas celebradas en el estado de Nueva York.

En el bando demócrata, Hillary Clinton se impuso ante Bernie Sanders.

Trump en Nueva York, el estado en el que nació y en el que era el claro favorito.

El Estado de Nueva York es el que más delegados atribuye después de California , en la primaria demócrata con 295, también le aporta a los republicanos 95 delegados.

Donald Trump lograba obtener una amplia ventaja sobre sus oponentes. Por su parte, Hillary Clinton tuvo una dura pelea por los votos con Bernie Sanders pero también lograba imponerse sobre el candidato de Brooklyn.

En los comicios de Nueva York se elegían hoy 95 delegados republicanos y otros 247 demócratas, que emitirán su voto en las convenciones respectivas para elegir a los candidatos presidenciales que competirán en los comicios de noviembre.


Clinton no ha ganado una votación interna en un estado desde la que se adjudicó el 22 de marzo, en Arizona.

Las votaciones de ese mismo día en Idaho y Utah y en fechas posteriores en otros cinco estados fueron ganadas por Sanders, que representa la izquierda del Partido Demócrata.

Las últimas encuestas daban a Hillary Clinton como vencedora en los comicios internos demócratas de Nueva York, pero Sanders se ha volcado en el estado en los últimos días porque sabe que la elección de hoy es clave en su carrera hacia la Casa Blanca.

Hasta hoy, Clinton tiene 1.307 delegados y Sanders 1.094, sin contar los "superdelegados" o dirigentes del partido que no tienen un mandato específico para emitir su voto en la convención, aunque se calcula que apoyarán mayoritariamente a Clinton.

Trump advierte sobre Convención Republicana

Trump presumió hoy de una holgada victoria en su estado, Nueva York, y advirtió que no será "justo" que si llega a la convención republicana con mayor número de delegados que sus rivales no sea el elegido por el partido.

Trump reaccionó así tras los primeros datos del escrutinio que le dan como ganador claro, por encima de Ted Cruz y John Kasich, desde el lobby de la Torre Trump que posee en la Quinta avenida de Nueva York, acompañado de varios miembros de su familia.

"Vamos a llegar a la convención como vencedores en número de delegados ganados justamente con votos. Nadie debería aceptar delegados que no ha conseguido él mismo, como yo", dijo a modo de aviso mostrando su temor de que la convención republicana le aparte de la nominación pese al apoyo conseguido.

"Iremos a la convención como ganadores y nadie podrá quitarnos la elección a la manera como se las gasta el partido republicano", señaló el magnate.

Trump calificó de "podrido" el sistema de elección de candidato en la convención republicana, si bien dijo que "el de los demócratas es aún peor".

"No es que me guste (el precandidato demócrata Bernie) Sanders, pero últimamente solo le veo ganar pero no paran de decir que no tiene ninguna posibilidad", apuntó Trump, que no mencionó en su discurso ni una sola vez a la ganadora demócrata en el estado, Hillary Clinton.

Ante decenas de periodistas y un público de seguidores entregado, Trump señaló que utilizará los votos conseguidos "para volver a hacer grande" a EE.UU.

El polémico magnate reiteró la cartera de medidas que viene repitiendo y que pasan por acabar con el programa de salud pública conocido como "Obamacare", que "está haciendo que se trate mejor a los ilegales que a la gente de este país", así como trabajar por "devolver los empleos a América".

Por otro lado, también mostró su intención de "crear un ejército mayor y más fuerte".

"Nadie se va a meter con nosotros", dijo entre vítores de "U-S-A, U-S-A" de sus seguidores.

"Vamos a volver a ser un país estupendo y fuerte. Legítimamente fuerte", señaló.

Asimismo, dio las gracias por una victoria con la que ha conseguido, según él, "más delegados de los que nadie podía imaginar", tanto a su familia como a su equipo.

"Tengo un equipo maravilloso, aunque la prensa diga lo que quiera. Que sigan hablando", apuntó en referencia al episodio protagonizado por su jefe de campaña, Corey Lewandoski, que retorció el brazo a una periodista para que no siguiera preguntando al magnate en un evento en Florida.

Acompañado por su equipo y su familia, incluidas su esposa y su hija, Melania e Ivanka Trump, el republicano dijo que tocaba "celebrar la victoria por un par de horas" para luego descansar antes de partir este miércoles a Indiana y Pensilvania, dos de los próximos estados en celebrar primarias republicanas.

En el bando republicano y sin contar con los de Nueva York, Trump acapara 755 delegados, seguido por el senador por Texas Ted Cruz, con 543.

Los comicios internos en Estados Unidos comenzaron el pasado 1 de febrero y se cerrarán en junio próximo.

EFE y Antena305

19 de Marzo 2016