Aplastante mayoría en contra que cubanos recién llegados vivan del contribuyente americano

La mayoría de los cubanos que vienen a los Estados Unidos hoy en día están buscando oportunidades económicas, no refugio político, y no merecen asistencia a costa del contribuyente estadounidense de acuerdo con la mayoría de los cubano-estadounidenses encuestados por el Sun Sentinel y Florida Atlantic University.

Los cubanoamericanos desaprueban especialmente a aquellos cubanos que reciben la ayuda como presuntos refugiados y después viajan a Cuba y gastan allá, en beneficio del régimen, lo que les dieron como refugiados. Alrededor del 62 por ciento dijo que EE.UU. debe cortar la ayuda para aquellos que regularmente vuelven a la isla comunista, dice la información.

La encuesta reveló una división entre los recién llegados y los cubanos que han vivido en los EE.UU. por más de dos décadas. Los que tienen raíces más profundas aquí firmemente se oponen a dar ayuda a los cubanos que no huyen de la persecución, mientras que los de cinco años o menos aquí favorecen este tipo de ayudas.

La encuesta de 423 residentes del Condado de Miami-Dade de origen cubano seleccionados al azar fue realizada por teléfono, en inglés o español, durante cuatro días a principios de diciembre por la Iniciativa Sondeo de Negocios y Economía.

Dos tercios de los encuestados nacieron en Cuba y cuatro de cada cinco habían vivido en EE.UU. más de dos décadas, la son ciudadanos de Estados Unidos y se registra como republicanos. El margen de error es de más o menos 4,8 puntos porcentuales.


La encuesta sigue las investigaciones del Sun Sentinel que documentan la explotación sistemática de los privilegios de inmigración de la Guerra Fría, otorgados sólo para los cubanos, que han perdurado durante más de 50 años.

A diferencia de los inmigrantes de otros países, los cubanos que llegan a los EE.UU. sin autorización pueden permanecer legalmente y son elegibles para los beneficios de bienestar que ahora cuestan a los contribuyentes más de $ 680 millones al año.

Este estado único ha perdurado a pesar de las relacionesy el aumento de los viajes entre los dos países. Los cubanos que se portan bien con el régimen ahora regresan regularmente a la isla sin temor a represalias.

Las personas que respondieron a la encuesta dijeron mayoritariamente que los cubanos que nunca trabajaron en EE.UU. y vienen aquí tarde en la vida no deben coger la ayuda que, en la actualidad, es tanto como $ 733 al mes para cada individuo. En este punto, los cubano-americanos de todas las edades estuvieron de acuerdo. La mayoría de los encuestados - 69 por ciento - también dijo que los cubanos que vienen a EE.UU. con visas de turista, pero luego se quedan de forma permanente no deben ser elegible para recibir los beneficios de asistencia social.

Los cubano-americanos estaban divididos sobre la cuestión de si la Ley de Ajuste Cubano sigue siendo necesaria hoy. Pero esa brecha es significativa - indica el apoyo menguante de la piedra angular de las políticas de inmigración especiales de los Estados Unidos para los cubanos.

Según la ley de 1966, cualquier cubano que ha estado en los EE.UU. por un año y un día puede aplicar para convertirse en un residente legal permanente - mucho más rápidamente que otros inmigrantes. La mayoría de los encuestados coincidieron en que la Ley de Ajuste cubano debe limitarse sólo a los que sufrieron persecución política bajo el gobierno de Castro, no los que vienen a los EE.UU. en busca de fortuna.

La encuesta se llevó a cabo alrededor de una semana y media antes de que el representante federal, Carlos Curbelo, un republicano de Miami, presentará un proyecto de ley para negar la asistencia pública a los futuros inmigrantes cubanos a menos que demuestren a los funcionarios estadounidenses que fueron perseguidos políticamente en Cuba.

"Curbelo está diciendo que no son refugiados y tiene razón. Es hora de que alguien hiciera eso ", dijo la abogada de inmigración de Miami de origen cubano Grisel Ybarra. "Estamos siendo estafados."

Sun Sentinel y Martinoticias

20 de Diciembre 2015