"El Consulado de la discordia"

El consulado de la discordia

Por Jose M. Izquierdo analista de Antena305.com

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU y la reapertura de embajadas en La Habana y Washington, es de esperar que Cuba tenga interés y necesidad de abrir consulados en diferentes ciudades estadounidenses y, donde mejor que en Miami, “La capital del exilio cubano”, la ciudad de mayor población de cubanos después de La Habana. Pero surgen dificultades, el alcalde Tomas regalado, el comisionado Esteban Bovo y la comisión del condado de Miami Dade, promueven acciones para pedir a la administración del presidente Obama, que no permita un consulado cubano en Miami.

En el sur de la Florida, numerosos cubanos no aprueban las relaciones incondicionales entre Washington y La Habana, porque se llevaron a cabo sin tener en cuenta los verdaderos intereses de libertad para el pueblo cubano y sin exigirle al régimen castrista nada a cambio, pero las relaciones entre ambos países son un hecho, estemos o no de acuerdo, lo que hace inútil y sin sentido, impedir se abra un consulado cubano en Miami por temor a supuestas consecuencias de seguridad, sin tener en cuenta otras ventajas de carácter económico y los innegables beneficios para la comunidad cubana que reside en esta ciudad.

Cuando Chávez quiso castigar a los venezolanos exiliados, cerró el consulado venezolano en Miami para obligarlos a viajar grandes distancias para gestionar sus trámites consulares. Lo mismo les pasa a los cubanos que en ocasiones tienen que viajar a Washington si necesitan realizar trámites en la embajada de Cuba. Porque no facilitarles la vida a ambas nacionalidades con la apertura de consulados en Miami.

Desapruebo la forma en que se restablecieron las relaciones entre los EEUU y Cuba, en las condiciones de crisis económica que atraviesa el régimen castrista, era el momento perfecto para haber exigido a la dictadura castrista, compromisos concretos sobre libertades, democracia y apertura económica para beneficios del pueblo cubano, que no se tuvieron en cuenta. Sin embargo, consolidado esos acuerdos, tampoco es el momento de hacerles la vida más difícil a los cubanos que viven y trabajan en Miami.

Para los políticos del patio, es tarde para rectificar un error político al que ellos no se enfrentaron en el momento oportuno, ahora solo les queda trabajar para servir a los electores que los llevaron a los cargos que hoy ocupan, entre los cuales se encuentran cientos de miles de cubanos y venezolanos, que pueden ser afectados por sus malas decisiones.

Jose M. Izquierdo

Analista de Antena305.com

Sur de la Florida

E-Mail.josemizquierdo@hotmail.com