Repuntan los empleos en Estados Unidos, se creó 2.5 millones de trabajos

El final feliz para este triste Pitbull en un refugio de California

Blue King es un pitbull que su familia entrego al refugio Carson Shelter en California, donde todos se dieron cuenta que el perro lloraba en su jaula, al sentir la ausencia de su familia. No quería comer y solo seguía llorando y mirando a través de los barrotes, con la esperanza de que sus dueños volvieran por él, pero esto nunca ocurrió, aunque esta historia tuvo un final feliz.

La antigua familia de Blue se mudó y lo dejó, a pesar de que tenía muchas posibilidades de ser sacrificado, pero gracias a la organización Saving Carson Shelter Dogs, Blue consiguió un nuevo hogar, después de que los voluntarios publicaran un vídeo en su página de Facebook, el cual Jennifer McKay vio y de inmediato quiso adoptarlo, y por eso fue a visitarlo.

“Parecía muy triste y deprimido. Ni siquiera me observaba, todos los demás perros hacían contacto visual y movían la cola, pero él no se levantaba, no venía a verme”, dijo Jennifer.
El animalito claramente estaba esperando a que su antigua familia regresara, cada vez que alguien pasaba por allí, los buscaba. Es como si supiera que le habían dejado allí, dijo Jennifer en su cuenta de Facebook.

Ella quería adoptarlo inmediatamente, pero el refugio tenía primero que realizarle una prueba de temperamento, así que tuvo que esperar un poco más.

Ella regresó en una segunda ocasión y le llevó un hueso y una nueva cama.

“Ya tenía un poco más de atención de parte de él. No me dejaba acariciarlo o cualquier cosa, pero le gustaba su cama”.

En la tercera visita de Jennifer, Blue por fin se mostró un poco más alegre y atento y vino directamente hacia la mujer.

El refugio tardó una semana en tomarle la prueba de temperamento, pero finalmente llego el día en que ella pudo llevárselo a casa.

Jennifer comentó:

“Él me engañó. Esperaba tener a un perro frío, muy relajado, pero tan pronto como las puertas de la perrera se abrieron, estaba muy entusiasmado por subir al auto, y cuando lo hizo lo primero fue sacar la cabeza por la ventana”. Está obsesionado con mirarse en el espejo. Tenemos un tocador que está aproximadamente a su nivel, y él se sienta, se sonríe a sí mismo y mueve la cola”.


“Simplemente parece estar feliz. Ayer llegué a casa del trabajo y corrió directamente a mí. No es más que un buen perro. Estoy muy emocionada de que sea parte de la familia”, destaco.

Si estás interesado en ayudar o adoptar a otros perros como Blue, no lo dudes, puedes acudir a un refugio de tu localidad y harás a uno estos animalitos el mas feliz y agradecido del mundo.

Imágenes recopiladas por diferentes organizaciones que protegen a los animales han mostrado el cambio que experimentan cuando están en el refugio que se muestran tristes, apagados y después cuando son adoptados donde se ven llenos de alegria y de vida.


20 de febrero 2017