El Labrador que no se separa de un niño con Autismo

A pesar de que James Isaac, un niño de 9 años de Wellington, Nueva Zelanda, tiene problemas a la hora de hablar y comunicarse con su familia, mantiene un fuerte vínculo con su compañero Mahe.

Mahe es un perro de asistencia entrenado por The Assistance Dogs New Zealand Trust que ayuda a James –que sufre autismo− a permanecer tranquilo. Además lo protege.

Recientemente, durante una visita al hospital, Mahe fue fotografiado ayudando a James a calmarse mientras se preparaba para una resonancia magnética.

James estaba en el hospital de niños de Wellington para ser diagnosticado por unas convulsiones que tuvo recientemente.


Para poder someterse a la resonancia magnética, los médicos le aplicaron anestesia general. Fue entonces cuando el fotógrafo del hospital Louise Goossens captó las instantáneas de Mahe reconfortando al chico.

Estaba junto a James y lo miraba con cara de preocupación”, esto explicó a Stuff la madre de James, Michelle Isaac.

En el momento de la resonancia magnética, ambos fueron separados, pero Mahe hizo todo lo posible para cuidar a Michelle mientras se hacía la prueba.

Michelle contó a Stuff que antes de que James y Mahe se conocieran, su vida era mucho más difícil.

“No podíamos ir a una cafetería en familia. A James le entraba ansiedad y quería irse de inmediato, pero cuando Mahe llegó a casa, James comenzó a esperar tranquilamente hasta que nosotros terminásemos el café”, explicó Michelle.

Además de tranquilizar a James, ambos son uña y carne. Si James quiere escaparse lejos, Mahe se sienta y se niega a moverse.

Yahoo

25 de Febrero 2016