Brutal asesinato de universitaria en parque de New York origina conmoción

Donald Trump arraso en el Super Martes por los Republicanos

El republicano Donald Trump gana las primarias presidenciales en 7 estados, en Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Virginia y Vermont. Su triunfo en Vermont le coloca muy por delante de sus rivales en cuanto a número de delegados.

La demócrata Hillary Clinton gana tambien en 7 estados en Massachusetts, Texas, Georgia, Virginia, Alabama, Tennessee y Arkansas y Vermont.

Benie Sanders triunfa en Minnesota, Colorado, Vermont y Oklahoma

Marco Rubio gana en Minnesota.

Ted Cruz triunfa en Oklahoma y Texas.

El gobernador de Ohio, John Kasich, y el neurocirujano retirado Ben Carson no han logrado ganar en ningún estado desde el inicio de las primarias hace un mes.

Donald Trump ha logrado una considerable ventaja en la carrera por conseguir delegados que le lleven a la nominación republicana con sus victorias en al menos siete estados en el Supermartes.

El magnate inmobiliario logró al menos 186 delegados en la jornada de primarias, mientras que Ted Cruz sumó al menos 125 representantes y Marco Rubio al menos 62.

John Kasich sumó al menos 18 delegados y Ben Carson se apuntó al menos tres.

En total, los republicanos se disputaban 595 delegados en 11 estados.

En general, Trump lidera la carrera para convertirse en el candidato republicano a la Casa Blanca con 268 delegados. Le siguen Cruz, con 142, Rubio con 78, Kasich con 24 y Carson con ocho.

Es necesario tener 1.237 delegados para lograr la nominación.

Donald Trump ha logrado una considerable ventaja en la carrera por conseguir delegados que le lleven a la nominación republicana con sus victorias en al menos siete estados en el Supermartes.

Hillary Clinton consiguió la mayoría de los delegados demócratas en juego en el Supermartes.

Sus victorias en siete estados le valieron 441 de los 865 delegados que se repartían en la jornada electoral más intensa de las primarias presidenciales estadounidenses. Sanders está por detrás con al menos 262.

Las primarias demócratas reparten a sus delegados en proporción a los votos recibidos, lo que supone que incluso quien pierde la elección recibe algún representante. En varios estados se recuentan todavía los votos para determinar el margen de victoria final.

Incluyendo superdelegados, Clinton tiene ahora al menos 989 votos a su favor según el recuento general de AP. Sanders tiene al menos 349.


El Supermartes es el día más activo de las primarias de 2016, en el que se juega el mayor número de delegados. Lo que está en juego en esos tres estados son 213 delegados.

Ella aseguró al menos 108, mientras que Sanders recibirá al menos 57. Aún falta por decidir 48 delegados en esos tres estados.

En total están en disputa el martes 865 delegados en 11 estados y el territorio de Samoa.

Antes del inicio de las elecciones primarias del Supermartes, Clinton tenía una ventaja de 26 delegados con base en victorias en primarias y asambleas partidistas.

Con estas victorias, Clinton asegura por lo menos 108 delegados; Sanders logra 57.

Para Clinton, así como para el precandidato republicano Donald Trump, las elecciones del martes representan la posibilidad de tomar una clara ventaja sobre de sus rivales y enfilarse hacia la nominación presidencial.

Clinton ganó Virginia y Georgia con el apoyo tanto de hombres como de mujeres, así como de votantes de raza negra. Sanders sigue recibiendo el apoyo de votantes jóvenes, y obtuvo la mayoría de los votos de ciudadanos menores de 30 años, de acuerdo con encuestas a boca de urna efectuadas por Edison Research para The Associated Press y cadenas de televisión.

Los demócratas votaban en 11 estados y la Samoa Estadounidense, con 865 delegados en juego. Los republicanos votaban también en 11 estados, con 595 delegados en juego.

Las votaciones llegan en un momento turbulento para los republicanos, que se enfrentan a la posibilidad de que Trump pueda convertirse en el nominado del partido. Sus rivales Marco Rubio y Ted Cruz están inmersos en un esfuerzo frenético para detener al multimillonario, pero no está claro todavía si han reaccionado demasiado tarde.

Trump busca barrer en el sur, lo cual sería un serio golpe para Cruz, senador por Texas. El objetivo de Rubio es más modesto: busca mantenerse en la competencia en el conteo de delegados y espera ganar en su estado natal Florida el 15 de marzo.


2 de Marzo 2016

Agencias