Gobernador declaró estado de emergencia para el estado

España: Partido Popular gana como primera fuerza política, pero no tiene mayoría absoluta

El gobernante Partido Popular habría obtenido una victoria menor a lo esperado en las elecciones generales españolas, según los primeros sondeos de salida, que mostraban un nuevo escenario político lejos del bipartidismo tradicional en el país.

El conservador PP no alcanzaría la mayoría absoluta en el parlamento de 350 escaños ni siquiera en una alianza con el recién llegado Ciudadanos, según los sondeos a pie de urna publicados por Televisión Española y Antena 3.

Podemos, un partido de izquierda radical, y Ciudadanos, próximo al sector empresarial, y irrumpirían en el Parlamento convirtiéndose en la tercera y cuarta fuerza política del país, según los sondeos, transformando por completo la dinámica parlamentaria española.

El sondeo de GAD 3 para Antena 3 apuntaba a entre 121-124 escaños para el PP en la cámara de 350 diputados y de entre 46 y 50 para Ciudadanos. El PSOE habría obtenido entre 79 y 83 diputados y la formación de ultraizquierda Podemos entraría en la cámara como tercera fuerza política con entre 70 y 74 escaños.

El sondeo realizado a pie de urna por TNS Demoscopia para Televisión Española señalaba que el Partido Popular habría obtenido entre 114 y 118 escaños, el PSOE entre 81 y 85, Podemos de 76 a 80 y Ciudadanos de 47 a 50 parlamentarios.

Los datos abren la puerta a una posible alianza a tres bandas entre los socialistas PSOE, Podemos y Ciudadanos para arrebatar el gobierno a Mariano Rajoy, actual presidente y candidato a la reelección por el PP.

Las cifras del sondeo para Antena 3 también plantean una posibilidad en la que el conservador PP y Ciudadanos pudieran aliarse con otro partido más pequeño, como el Partido Nacionalista Vasco, para salir victoriosos en la sesión de investidura.

De confirmarse los sondeos, las elecciones darían paso a varios días de negociaciones entre las formaciones políticas con vistas a formar un gobierno.

El 21% de paro, una cadena interminable de casos de corrupción en la clase política y empresarial y el movimiento separatista en la región nororiental de Cataluña han marcado la campaña electoral, en la que los nuevos partidos han intentado distanciarse de PP y PSOE y los grupos tradicionales han señalado a sus logros pasados y a su experiencia en el gobierno.

Un total de 36,5 millones de votantes registrados en España elegían a representantes para la cámara baja del Congreso, de 350 escaños, y el Senado, que tiene menos poder legislativo.

AP

20 de Diciembre 2015