Palestinos dispara 300 cohetes desde Gaza, un muerto y varios israelíes heridos, Tel Aviv destruye TV y Centro de Inteligencia de Hamas

El ejército israelí dice que unos 300 cohetes y proyectiles de mortero han sido disparados por terroristas palestinos

Exilio que se reunió con Trump durante campaña, le pide cero tolerancia con Cuba

Los exiliados cubanos en EEUU coinciden, pese a la división de opiniones por el fin de la norma “pies secos/pies mojados”, en reclamar al presidente electo, Donald Trump, una política de cero concesiones al régimen castrista y un firme apoyo a la sociedad civil y la disidencia.

Coincide además el exilio en que el cierre de la válvula de escape que supone el fin de esta política migratoria no va a disuadir a sus compatriotas de lanzarse a peligrosas travesías para llegar a territorio estadounidense.

Es posible, sin embargo, que la presión interna en la isla suba, que se produzca una espiral de protestas por los problemas sociales y económicos que atenazan al país y veamos “gente desesperada que se levante para intentar tumbar el Gobierno de Castro”, dijo hoy a Efe Humberto Díaz-Argüelles, presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada 2506, en Miami.

Díaz-Argüelles, exiliado anticastrista que participó en la fallida invasión de Bahía Cochinos (Cuba), en 1961, opinó que Trump debe revisar “todas las concesiones” hechas por el presidente saliente Barack Obama a la isla, apoyar a la oposición interna y presionar además para que la “Cruz Roja chequee la situación de los derechos humanos”.

El activista habló también de la derogada política de “pies secos/pies mojados” que desde 1995 permitía quedarse en EEUU a los cubanos indocumentados que lograban pisar territorio estadounidense.

“Se ha estado abusando de esta norma y de la Ley de Ajuste Cubano. Llegaban (los cubanos) a Estados Unidos y te decían tan tranquilos ‘yo vengo por razones económicas', y al año ya estaban viajando de regreso a la isla con gusanos (bolsas) llenos de ropa, comida, electrodomésticos.. ¿Qué burla y relajo era esto?”, observó con indignación.

Al igual que Díaz-Argüello, el periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner consideró que Obama no estuvo a la altura de lo que se esperaba de él en su política hacia Cuba.

“Obama se equivocó de plano al hacer concesiones sin exigirle a Castro una mayor apertura al cambio”, pese a que el “discurso (del mandatario estadounidense) en La Habana fue magnífico”, apuntó Montaner a Efe.

El intelectual exiliado se mostró convencido de que fue un “craso error de Obama apartarse de la política seguida por los diez presidentes, demócratas y republicanos, que le precedieron”, y estimó muy probable que Trump, que asumirá el 20 de enero, “elimine algunas medidas relacionadas con la liberalización hacia Cuba”.

Para ello, le bastaría a Trump “un par de tuits desaconsejando las inversiones en Cuba”, señaló el también presidente del Instituto Interamericano para la Democracia (IID).

Para Omar Montenegro, director la influyente Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), la política de Trump hacia Cuba debería cimentarse en el “fortalecimiento del apoyo a la sociedad civil y a los luchadores a favor de la democracia” en la isla.

En ese contexto, la política exterior de la Administración de Trump debe propugnar, en opinión de Montenegro, medidas que “ayuden al pueblo cubano a organizarse y conseguir un cambio o derrocar esa dictadura opresora por vías no violentas”, una petición repetida por parte de la FNCA a todos los pasados gobiernos estadounidenses.

Sin embargo, el “meollo” de la cuestión, apostilló Montenegro, radica en “cómo se fortalece esa sociedad civil, esa fuerza prodemocracia que está luchando dentro de Cuba”.

Trump en las pasadas elecciones de noviembre señales claras de un cambio en la dirección de las relaciones de EEUU con Cuba, al elogiar a las Damas de Blanco y acusar a su rival demócrata, Hillary Clinton, de “cerrar los ojos” ante las violaciones de los derechos humanos en la isla.

“Si me preguntan que quisiera yo de esta nueva etapa (de Gobierno), pediría que nos facilitara la salida del atasco en el que estamos desde hace casi 60 años en Cuba”, aunque “la libertad ahora (tras el fin de la política ‘pies secos/pies mojados') va a haber que buscarla dentro de Cuba”, destacó a Efe, por su parte, José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate.

En la misma línea que Díaz-Argüello, Basulto consideró “triste” que los cubanos hayan apostado siempre por escapar de la isla en lugar de luchar por las libertades dentro de su país.

Un dato muy relevante, a juicio de Orlando Gutiérrez, secretario general del Directorio Democrático, de Miami, es que el “nivel de intensidad y movilización de la ciudadanía cubanoamericana a favor de una política más dura hacia el régimen castrista ha quedado firmemente establecido después de estas elecciones”.

“Las nuevas generaciones de cubanoamericanos defienden la causa de la libertad en Cuba tan fervientemente como sus abuelos y padres y votan en la dirección de una política de firmeza a favor de la democracia y los derechos humanos” en la isla, enfatizó Gutiérrez a Efe.

Por su parte, Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, dijo que le pediría a Trump lo mismo que el senador cubanoamericano Marco Rubio al probable Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson: que la “democracia y derechos humanos en Cuba sean una prioridad para el Gobierno estadounidense”.

EFE

17 de Enero 2017