VIRAL: Estas imágenes conmueven a las redes sociales

Destrucción increíble, la peor tormenta en un siglo

Michael con categoría 4, se convierte en un huracán sumamente peligroso y devastador con vientos máximos sostenidos de hasta 240 kilómetros que esta dejando grandes destrozos, inundaciones, y falta del electricidad.

Reportes muestran las casas destruidas, sin techo y completamente bajo el agua.Además, se sienten las violentas ráfagas de viento mientras el agua se lleva todo…Son las primeras imágenes del devastador paso del huracán Michael por norte de la Florida.

Muchos edificios y casas en esa zona de la Florida no están construidos para resistir una tormenta con vientos por encima de la categoría 3.

Un funcionario del condado de Gadsden confirmó a la agencia AFP que el huracán Michael mató este miércoles a una persona en el norte de Florida. Se trata del primer fallecimiento confirmado como consecuencia de la poderosa tormenta.

Hay "una fatalidad relacionada con el huracán", dijo Olivia Smith, oficial de información pública de la Junta de Comisionados del condado de Gadsden, y agregó que el incidente mortal estuvo "relacionado con los escombros. Hubo un árbol involucrado".

El ojo de Michael impacto tierra con intensidad de 4 y pasó del noroeste de Florida al suroeste de Georgia como una peligrosa tormenta de categoría 3, informó el Centro Nacional de Huracanes. Según los registros existentes, es la más fuerte en golpear esa parte del estado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que "probablemente" visitará algunas de las zonas que se vean afectadas por el huracán Michael en el sureste del país en los próximos días y señaló que podría ser "el domingo o el lunes".

"Iremos allí abajo (al sureste) tan pronto como sea posible pero no quiero interferir en los (equipos) de primeros auxilios. (…) Miraremos el domingo o el lunes", aseguró Trump en un encuentro con la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y el director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Brock Long.

En el distrito histórico de Panama City, las calles parecían una zona de guerra. Ramas de árboles en el pavimento. Techos arrancados. Los grandes arcos dorados de un McDonald’s yacían en la calle inundada.

El fuerte viento arrancó el techo de la Primera Iglesia Presbiteriana y derribó una gran fachada de ladrillos del centro docente aledaño, donde estaba la primera escuela secundaria de Panama City en el siglo XX.

En la avenida Harrison, una zona llena de negocios, las ráfagas explotaron las ventanas de vidrio en Harris Business Machines.

El gobernador de la Florida, Rick Scott, decretó el estado de emergencia como medida preventiva a la proyectada trayectoria, que anticipa la entrada del ciclón por el extremo nororiental del estado, donde se encuentra la localidad de Panama City.

Con vientos máximos sostenidos de 250 km/h, Michael estuvo a punto de tocar tierra como huracán de categoría 5, lo que hubiera sido a partir de unos vientos de 252 km/h. Los meteorólogos del NHC pidieron a los residentes en la zona que no salgan a la calle a pesar de la "calma relativa" que genera el paso del ojo del huracán, pues los fuertes vientos reaparecerán "rápidamente".

El gobernador de Florida, Rick Scott, prometió que "en cuanto Michael pase" se producirá una "masiva respuesta" para apoyar al Panhandle, con más de un "millar de especialistas en búsqueda y rescate de personas" y 3.500 miembros de la Guardia Nacional del estado.

Un total de 35 condados se encuentran en estado de emergencia.


10 de octubre 2018