Florida: Suspenden la búsqueda de familia desaparecida

La Guardia Costera suspendió este sábado la búsqueda de la familia de cuatro miembros desaparecida el pasado domingo tras zarpar en una embarcación de 29 pies de eslora de Sarasota hacia Fort Myers, ambas en la costa oeste de Florida.

“Tomé la decisión muy difícil de suspender las operaciones de búsqueda activa de la familia de Kimberly”, señaló este sábado en un comunicado el capitán Gregory Caso, de la Guardia Costera de St. Petersburg, en la costa oeste de Florida.

Caso trasladó su “pésame a la familia y los amigos” e insistió en que esta es “probablemente la decisión más difícil que ha tomado en su posición”.

Los guardacostas estadounidenses recuperaron esta semana dos cuerpos sin vida de la familia desaparecida, sin que se haya facilitado oficialmente todavía la identidad de los cadáveres.

El primer cuerpo fue divisado y recuperado en la tarde del miércoles por un helicóptero de esa dependencia y remitido luego a las autoridades locales para su identificación.

El segundo cadáver fue recuperado el jueves pasado y, probablemente, corresponde a Rebeca Kimeberly, de 17 años, quien desapareció junto con su padre, Ace Kimberly, de 45 años, y sus hermanos Roger y Donny, de 13 y 15 años, respectivamente.

La chica llevaba puesto el chaleco salvavidas cuando fue encontrada muerta a unas 40 millas al oeste de Sanibel Island.

El padre y sus tres hijos ha estado viviendo en el barco durante alrededor de un año, ellos fueron identificados como Ace Kimberly, 45, y sus hijos, Roger, 13, Donny, 15, and Rebecca, 17.

También se encontraron a unas 37 millas de la costa oeste de la localidad de Sanibel dos kayak que coinciden con la descripción de los que poseía la familia desaparecida, además de seis chalecos salvavidas, jarras de agua, una lona, un tanque de propano, zapatos y una pelota de baloncesto.

Los navegantes fueron advertidos de los fuertes vientos.

La familia había zarpado de Sarasota el pasado domingo alrededor de las 07.00 hora local (11:00 GMT) abordo de una embarcación con destino a Fort Myers para una reparación.

En horas de la tarde, el hombre efectuó una llamada a su hermano en la que le comunicó que se encontraba en dificultades por el fuerte oleaje que se registraba en aguas cercanas a Englewood, en la costa del condado de Sarasota.

Esa fue la última vez que se oyó del padre y sus tres hijos residentes en Fort Myers, quienes planeaban encontrarse en Fort Myers con el hermano de Ace Kimberly para que efectuara reparaciones a la embarcación, la cual “no se hallaba en su mejor estado”.

El hermano contactó el martes a la Guardia Costera para comunicar la desaparición de la embarcación y sus cuatro ocupantes, tras lo cual un equipo de rescate por aire y mar inició un operativo de búsqueda.



EFE

25 de Junio 2016