Historico acuerdo mundial para detener el Calentamiento Global

Representantes de 195 naciones aprobaron este sábado un acuerdo histórico para detener el calentamiento global, que amenaza a la humanidad con el aumento de las mareas y el empeoramiento de sequías, inundaciones y tormentas.

"Veo la sala, veo que la reacción es positiva y no hay objeciones. Se acepta el acuerdo climático de París", dijo el ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, golpeando su martillo para culminar la misión diplomática de décadas de duración para combatir el cambio climático.

Según AFP, el anuncio fue recibido con varios minutos de ovaciones de los miembros de las delegaciones.

Ecologistas reaccionan

El acuerdo legal universal de lucha contra el cambio climático que los países prevén aprobar hoy en París es un "hito histórico para la humanidad", pero también el "principio" de una tarea que debe completarse, según Sierra Club, el principal grupo medioambiental de Estados Unidos.

"Por primera vez, la comunidad global ha acordado actuar y encaminarse hacia la prevención de las peores consecuencias de la crisis climática", subrayó en una declaración enviada a Efe el director ejecutivo de Sierra Club, Michael Brune.

París "marca el principio y no el final de la tarea que tiene que completarse", matizó Brune al calificar el acuerdo de "dramático paso adelante".

El texto del acuerdo, publicado por Naciones Unidas y que está previsto que sea aprobado hoy en el plenario de la cumbre del clima (COP21), desarrolla todo un paquete de medidas vinculantes a largo plazo para lograr un fin: que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados a finales de siglo respecto a los niveles preindustriales.

No obstante, los países aluden al límite de los 1,5 grados centígrados como el aumento de temperatura que no convendría superar para que los impactos del calentamiento no sean catastróficos.

El Acuerdo de París, que cuenta con 11 páginas y una "Decisión" que lo desarrolla en otras 20, es jurídicamente vinculante, aunque no su totalidad: no lo son los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que presentan los países, como pretendían China, Estados Unidos o la India.

"La comunidad global ha acordado hacer su parte para proteger a millones de personas que ya confrontan las sequías, tormentas e inundaciones extremas propias de la crisis climática y para mejor salvaguardar el planeta que van a heredar nuestros hijos y nuestros nietos", enfatizó el director ejecutivo de Sierra Club.

Brune alertó, además, de que aquellos que, como las "juntas directivas de las compañías de combustibles fósiles", intenten obstaculizar el progreso que significa este acuerdo se encontrarán "con la abrumadora resistencia de la comunidad internacional, los mercados globales, el consenso científico, el movimiento climático y la opinión pública".

"Este histórico acuerdo internacional es lo que exige el pueblo norteamericano, lo que merecen futuras generaciones y lo que el mundo necesita", concluyó.

AFP y EFE

12 de Diciembre 2015