Gobernador declaró estado de emergencia para el estado

La era de Obama esta por finalizar, ahora viene Estados Unidos primero

Durante ocho años, la doctrina de política exterior del presidente Barack Obama ha estado arraigada a la creencia de que si bien Estados Unidos puede tomar acción en cualquier parte del mundo, debería de hacerlo raras veces.

"El multilateralismo regula la arrogancia", dijo Obama.

Su sucesor, el presidente electo Donald Trump, se ha burlado de algunas de las alianzas internacionales que Obama y sus predecesores recientes han promovido, creando la posibilidad de que la agenda republicana de "Estados Unidos primero" pueda muy bien significar que la nación está dispuesta a actuar sola.

"La ONU tiene tanto potencial pero ahora es solo un club de reuniones, para que la gente hable y la pase bien", tuiteó Trump días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución condenando los asentamientos israelíes en Cisjordania y el este de Jerusalén. Tanto Israel como Trump pidieron a Estados Unidos que usara su poder de veto para bloquear la medida, pero en vez de eso, el gobierno de Obama se abstuvo.

La crítica de Trump a la ONU es compartida por algunas personas de su partido, incluyendo a un puñado de legisladores que han pedido al Congreso que retenga los fondos para la organización mundial tras la votación sobre los asentamientos.

Otras posturas de Trump han causado reproches de republicanos, especialmente su crítica de la OTAN durante la campaña presidencial y su insinuación de que Estados Unidos no podría defender aliados que no cumplan la sus obligaciones financieras que tienen con la alianza militar entre Europa y Estados Unidos.

Trump también ha cuestionado la necesidad de multilateralismo en su agenda económica, prometiendo desechar el Acuerdo de Asociación Transpacífico, de 12 países, en favor de acuerdos de uno a uno que dice serán más favorables para las empresas estadounidenses y los trabajadores.

A tres semanas de que Trump juramente como presidente, no está claro cómo su retórica de campaña se transformará en acción. Pese a que ha criticado a la ONU y la OTAN, ha prometido "trabajar fuertemente para lograr operaciones militares de manera conjunta y como coalición" con aliados para combatir al grupo Estados Islámico. Pero es incierto que operaciones militares incluirían estas acciones, dado que las posturas de Trump en cuestión de seguridad nacional han sido tanto de aislamiento como de fuerte poderío, incluyendo su reciente llamado a expandir la capacidad nuclear de Estados Unidos.

Richard Grenell, quien sirvió de portavoz estadounidense en la ONU durante el gobierno del presidente George W. Bush y ha estado trabajando con el equipo del equipo de transición de Trump, restó importancia a la posibilidad de que Trump fuera a sacar a Estados Unidos de la ONU y OTAN o ignorar a estas organizaciones una vez que asuma la presidencia.

"Trump está hablando de reformar estas organizaciones para que funcionen de acuerdo a sus ideales, no acerca de abandonarlas", dijo Grenell en una entrevista.

AP

28 de Diciembre 2016