La eterna censura en Cuba, amenazan con cárcel a distribuidores del

Desde hace unas semanas en el conocido "paquete semanal" aparecen varios archivos audiovisuales que los consumidores de este singular producto no pueden abrir. En donde va el nombre del archivo solo es posible leer: CENSURADO.

Uno de los programas censurados es el show TN3, del canal América TeVé, de Miami, conducido por el cubano Carlos Otero y donde con frecuencia aparecen críticas al régimen cubano.

Según una fuente muy cercana a una de las casas matrices, esta censura tiene su causa en detenciones y advertencias de la Seguridad del Estado a varios distribuidores, entre ellos Alejandro Pomares, de Estudios Odisea, uno de los comercializadores de más alcance en la capital.

Pomares fue advertido por la Seguridad del Estado de que no podía poner ningún programa "conflictivo" en el paquete, porque "el país está pasando por una situación muy difícil y se quiere evitar a toda costa que el pueblo se lance a las calles", indicó la fuente.

Añadió que al "paquetero" lo amenazaron con que si se distribuía un programa que pudiera "incitar al pueblo a salir a las calles" él podía caer preso.

Este reportero pudo confirmar que similar advertencia recibió Abdel Lungo otro "paquetero", más conocido por su apodo "Abdel La Esencia".

"Evidentemente las autoridades tienen mucho miedo de un posible estallido social y están buscando la manera de evitarlo", comentó la fuente consultada en el caso de Pomares.

Aseveró además que han sido decomisadas antenas parabólicas en San José de las Lajas y otros municipios de la provincia de Mayabeque, las cuales eran utilizadas para descargar los programas que conforman el "paquete" audiovisual que se distribuye de manera extraoficial en la Isla.

Recientemente, una periodista de Granma en un pleno de la oficialista Unión de Periodistas de Cuba que en la Isla están dadas las condiciones para un posible estallido social si se reproducen las condiciones de los años más duros del llamado Periodo Especial como los largos apagones.

Diario de Cuba

8 de Agosto 2016