​"La historia de Pedro y Carlos" por Jose M. Izquierdo

"La historia de Pedro y Carlos" por Jose M. Izquierdo Analista de Antena305.com

Recientemente escuché a un conocido concejal de la ciudad de Hialeah justificar en cámara la construcción de más edificios de apartamentos múltiples en zonas residenciales diciendo; “El problema es que necesitamos más fuentes de ingreso para la ciudad”, y no puedo estar totalmente de acuerdo con sus palabras; Es cierto, siempre necesitamos más fuentes de ingreso para enfrentar el imparable incremento del costo de la vida. Pero, y qué pasa con los gastos, el gobierno al igual que nosotros en nuestra economía familiar, está también en la obligación de cortar gastos, administrar con eficiencia sus finanzas y en especial, reducir los gastos administrativos destinados al beneficio de la improductiva, dañina, parásita y vergonzosa burocracia administrativa, enquistada en nuestros sistemas políticos.

Un ejemplo que demuestra los malos e injustos sistemas financieros que rigen a nuestra sociedad y en especial a nuestras instituciones gubernamentales, la podemos encontrar en la historia de la vida de Pedro y Carlos. Los diferentes caminos que las personas toman en sus vidas, marcan el destino de las mismas en el transcurso y ocaso de sus días y haremos una comparación real, con nombres supuestos, la historia laboral de dos personas, Pedro y Carlos.

Pedro, trabajó treinta y cinco años en el sector privado, fue un fiel, honrado y eficiente trabajador, un día, la crisis económica tocó a su puerta; La empresa donde Pedro trabajó toda su vida, decidió reajustar sus gastos y una de las medidas adoptadas, fue despedir a los obreros de más altos salarios que disfrutaban los mejores beneficios, esgrimiendo los principios de “Igualdad”, que establecen las “Leyes laborales en el estado de la Florida y la carencia de sindicatos laborales en el sector empresarial privado, autorizados por la ley, pero abiertamente vetados por corporaciones y dueños de empresas con absoluta impunidad. Pedro fue obligado al retiro y su posición ocupada por un nuevo empleado, no tan eficiente y experimentado como Pedro, pero con salario y beneficios mucho más modesto.


La vida laboral de Carlos fue diferente, trabajó como funcionario público toda su vida, disfrutó de seguridad laboral, buen salario con aumentos anuales garantizados de acuerdo al incremento del costo de la vida más beneficios. A los 25 años de servicio, Carlos tenía derecho de retirarse con el 80% del salario que devengaba en ese momento, aunque nunca aportó un centavo para un fondo de retiro, un derecho que le asistía gracias a los acuerdos sindicales entre la administración y los sindicatos. Carlos a pesar de haberse retirado, continuó desarrollando funciones en diferentes posiciones gubernamentales gracias a sus “Relaciones” construidas en la institución que trabajó durante tanto tiempo, calificando para otras pensiones y beneficios laborales, también sin aportar un centavo, hasta que Carlos decidió por fin disfrutar de la tercera edad sin preocupaciones económicas, gracias a los beneficios de retiros y pensiones que su vida laboral le garantizó.

Hoy Pedro, para poder costear el incremento del costo de la medicina, los seguros, los impuestos, el mercado, Etc., tiene que trabajar llenando bolsas en un supermercado, limpiar patios, hacer guardia de noche contratado por una compañía de seguridad o vender bisutería en las esquinas de Hialeah. Sin embargo Carlos, se dedica a disfrutar a plenitud de la tercera edad, sin problemas económicos, con seguros médicos garantizados por vida para él y su familia, sin necesidad de buscar un empleo extra para poder asumir los aumentos del costo de la vida.

¿Cuál es la diferencia entre la vida laboral de Pedro y Carlos? Sencilla: Pedro trabajó en el sector privado donde los beneficios son limitados, los sindicatos están virtualmente prohibidos y los empleadores aprovechan la carencia de leyes laborales justas, para despedir sin garantías a sus empleados sin necesidad de compensarlos. Carlos sin embargo en el sector estatal, disfrutó toda su vida de garantías y beneficios laborales quizás justos, pero que no están al alcance del trabajador del sector privado.

¿Cuál es la diferencia entre la vejez de Pedro y Carlos?; Pedro al retirarse, necesita un trabajo extra porque lo que recibe del SS, no le alcanza para poder pagar el constante aumento de los impuestos, seguros, los servicios médicos y otros costos de la canasta básica. Mientras que Carlos puede enfrentar todos esos retos gracias a los beneficios laborales que disfrutó en su vida laboral y mantiene en su vida como retirado.

¿Quién, cuándo y por qué, se autorizó a los funcionarios públicos sin una consulta en la urnas a aprobar y disfrutar de beneficios laborales, que los benefician solo a ellos y que no tienen los obreros del sector privado, pero que además son pagados con el dinero de los impuestos de los contribuyentes, sin que la mayoría de los ciudadanos de esta nación tengan la posibilidad de obtener y que además, son costeados con el dinero de los contribuyentes que no tienen derecho a estos beneficios?

En estas “Desigualdades” que crecen sin control, se usa la mayor parte del dinero que los contribuyentes aportan en conceptos de impuestos. Por eso, a los funcionarios públicos nunca les alcanza el dinero que reciben, porque estos gastos de pensiones y retiros aumentan sin control. Pero, si nuestros representantes públicos no son capaces de crear leyes para que todos los trabajadores de esta nación tengan los mismos beneficios laborales y pos laborales, al menos debían limitar que un grupo de llamados “Servidores Públicos”, tengan esos privilegios. Es injusto que Pedro y Carlos, no tengan en sus vidas laboral y en la vejez, los mismos derechos y oportunidades, cuando hombres trabajadores como Pedro, costean esos gastos.

José M. Izquierdo

Analista de Antena305.com

Florida

E-Mail. josemizquierdo@hotmail.com