Ladrón se esconde de la policía en laguna, calman se lo come

Un ladrón que huía de la Policía y se había escondido en una zona de gran vegetación en una laguna del condado de Brevard, en la costa este de Florida, murió tras ser atacado por un caimán de 11 pies de largo, informaron este martes medios locales.

Los hechos se produjeron en la noche del pasado 12 de noviembre y madrugada del día siguiente, cuando Matthew Riggins, de 22 años, y otro ladrón cometieron una serie de hurtos en varias viviendas de Barefoot Bay.

Según la Policía, un vecino alertó a la línea de emergencia 911 de la presencia de dos hombre vestidos de negro que merodeaban por el barrio y por una de las calles mirando por las ventanas de la viviendas, recogió el diario Orlando Sentinel.

Pero el rastreo iniciado por agentes de la Policía y un helicóptero para dar con el paradero de los ladrones resultó inútil, ya que los sospechosos huyeron de la zona.

Según el informe policial, Riggins llamó a su novia para decirle que la Policía le estaba buscando; pero no se volvió a tener noticias del joven y no regresó a su casa.

Días después, el pasado 23 de noviembre, encontraron su cuerpo desmembrado en la laguna de Barefoot Bay, sin las extremidades y parte de un brazo, señaló el rotativo.

Mientras los agentes de la oficina del alguacil del condado procedían a recuperar el cadáver, un caimán de grandes proporciones “se aproximó de manera agresiva” hacia ellos.

Posteriormente, varios agentes de la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Flora (FWC) de Florida atraparon al reptil y lo sacrificaron.

El análisis forense practicado al animal mostró que partes del cuerpo del ladrón se hallaban en el estómago del caimán.

Este es el segundo caso de muerte por ataque de caimán en lo que va de año en Florida. En octubre pasado, James Okkerse, de 61 años, fue atacado por un caimán de 12 pies de largo mientras nadaba en la orilla de un canal en Blue Spring State Park, en el noreste del estado.

EFE

8 de Diciembre 2015