Gobernador declaró estado de emergencia para el estado

"Las dos caras de Miami"

"Las dos caras de Miami"

En un gesto de noble altruismo que repite cada año, la Cámara de Comercio Latina de Estados Unidos (CAMACOL, reparte canastas de alimentos navideños en la comunidad Miamense.


Hace 37 años, CAMACOL comenzó con esta altruista donación a los vecinos más necesitados de esta ciudad, donando ocho canastas de alimentos en una fecha cercana a las navidades. La acción ha permanecido y se ha incrementado con el paso de los años, actualmente CAMACOL reparte más de tres mil canastas de alimentos, para los festejos de navidad a personas de bajos recursos.
Para CAMACOL, el aumento de las cifras de sus donaciones constituye un hecho del cual pueden sentirse satisfechos y orgullosos, saber que pueden ayudar a más hogares necesitados, es un indiscutible logro, una samaritana obra social en ayuda a los sectores más pobres de esta comunidad, una muestra del crecimiento y poder de CAMACOL como institución, y una muestra del crecimiento de Miami como ciudad.
Sin embargo, observar la cantidad de personas de la tercera edad, que acudieron y permanecieron por días y noches esperando con ansiedad recibir una canasta de alimentos de CAMACOL, con la esperanza de poder llevar a sus hogares alimentos para festejar las fechas navideñas, es una muestra también de pobreza, muestra que en nuestra comunidad hay una gran cantidad de personas, en especial personas de la tercera edad, que necesitan urgente atención económica, para poder llevar una vida plena, decorosa y digna, a pesar que viven en la nación más poderosa y rica del mundo.

En una ciudad donde la renta de un pequeño efficiency para una sola persona puede costar $800.00 al mes, los trabajos a medio tiempo sin beneficios y pago mínimo son la norma laboral, los peajes son los más caros, absurdos y abusivos de la nación, los seguros de autos y casas son bochornosamente caros y se incrementan sin control ni justificación, la alta cifra de personas de esta comunidad, que permanecieron por días en fila para recibir una canastas de alimentos navideños donadas por CAMACOL, es una señal inequívoca, que en Miami hay demasiadas personas que viven con serias limitaciones en condiciones depobreza, realidad imposible de esconder detrás del fastuoso lujo que exhiben ante el mundo los modernos edificios de las zonas residenciales, de la agitada vida nocturna de sus atractivos Club, de la propaganda turística de sus playas, casinos y vida cultural.

Esa realidad que vemos en las largas filas de ancianos esperando ansiosos recibir una canasta de alimentos donada por CAMACOL para llevar a sus casas, es la otra cara de Miami, la cara que nuestros líderes se niegan a mirar de frente.


Jose M. Izquierdo

Analista de Antena305.com

Sur Florida

E-Mail.josemizquierdo@hotmail.com