Llueven críticas a Hollande por no poder parar reiterados ataques terroristas

Las criticas contra el presidente de Francia Francois Hollande suben de tono ante la imposibilidad de parar los reiterados ataques terroristas contra la población.

El ex presidente de Francia y jefe de la oposición conservadora, Nicolas Sarkozy, reclamó un cambio en profundidad en la acción antiterrorista, tras el atentado yihadista contra una iglesia en Normandía, y dijo que hace falta una lucha "implacable" ante un enemigo que no tiene reparos.

"Tenemos que ser implacables. Las argucias legales, las precauciones, los contextos de una acción incompleta no son admisibles", subrayó Sarkozy en una declaración desde la sede de su partido, Los Republicanos.

Tras referirse al ataque de esta mañana, "en condiciones particularmente inhumanas", donde un cura fue degollado y otras dos personas resultaron heridas -una de extrema gravedad-, el líder conservador consideró que "esta situación debe conducirnos a la mayor lucidez y a entender que debemos cambiar profundamente la dimensión y la estrategia de nuestra respuesta".

"Nuestro enemigo -añadió- no tiene tabúes, límites, moral, ni fronteras. Tenemos que ser implacables".

Sarkozy pidió al Gobierno que aplique "todas las propuestas" que ha presentado en los últimos meses, y que lo haga "sin dilación" porque "ya no podemos seguir perdiendo tiempo".

"Es la guerra y no hay otra opción que llevarla a cabo y ganarla", concluyó Sarkozy.

Los Republicanos han reclamado en los últimos tiempos un endurecimiento de las medidas antiterroristas, y su presidente en particular ha exigido un mayor control de las 11.400 personas que están fichadas por los servicios secretos franceses porque se sospecha que tengan vínculos con el terrorismo.

Los extranjeros sospechosos de terrorismo, según dijo Sarkozy tras el atentado de Niza, tendrían que ser expulsados "urgentemente".

En cuanto a los franceses, bien deberían llevar pulseras electrónicas para vigilar dónde están en cada momento, bien tendrían restringidos los movimientos por decisión administrativa, bien serían internados en "centros de retención".

Por su parte, la presidenta del ultraderechista Frente Nacional francés (FN), Marine Le Pen, denunció la "responsabilidad inmensa" de los que han estado gobernando Francia en los últimas tres décadas por su inacción, en reacción al atentado yihadista de esta mañana contra una iglesia en Normandía.

Le Pen, en su cuenta de Twitter, cargó contra la "responsabilidad inmensa de todos aquellos que nos gobiernan desde hace 30 años. Verlos parlotear es indignante", en relación con ese ataque, en el que fue degollado un sacerdote y otras dos personas resultaron heridas, una de las cuales se encuentra entre la vida y la muerte.

La líder de la ultraderecha francesa calificó de "horrible" ese ataque e hizo notar que el modo de acción "hace evidentemente temer un nuevo atentado de los terroristas islamistas".

El presidente francés, François Hollande, que acudió a mediodía a Saint-Étienne de Rouvray en cuya iglesia se produjo la toma de rehenes, señaló que hay que combatir al Estado Islámico -que ha reivindicado el ataque- por todos los medios pero respetando las leyes, "porque eso es lo que hace que seamos una democracia".

Agencias

26 de Julio 2016