Ya tenemos la primera tormenta tropical, se llama Alberto

​Murallas y Muros, por Jose M. Izquierdo

Murallas y Muros, por Jose M. Izquierdo Analista de Antena305.com

La idea del presidente Trump de construir un muro en la frontera de los estados Unidos con México, no es nuevo, el hombre construye muros desde sus orígenes más remotos para defenderse de los invasores, de la naturaleza, de las bestias o simplemente para marcar la propiedad de un territorio. El ser humano tiene obsesión en levantar muros, murallas, paredes, por arte o porque se siente más protegido con ellos, y existen decenas y cientos de muros muy famosos y celebres, entre los cuales se encuentra precisamente, el muro en la frontera de estados Unidos con México.

Para hablar de murallas y muros, es obligatorio hablar del más conocido y celebre de todos, “La Gran muralla China”, construida para hacer frente a los mongoles y otras tribus norteñas. Con sus 21.200 kilómetros de largo, es la única obra humana que puede reconocerse desde el espacio. Durante el tiempo del emperador Adriano, los romanos construyeron en Britania un muro que servía de defensa ante los belicosos ancestros de los escoceses y permitía el intercambio de mercancías. Inventaron con ello la frontera peatonal, puesto que por razones de seguridad nadie podía acercarse al muro a caballo. Durante la época medieval, no había ciudad que no tuviera su castillo y sus murallas, algunas tan bellas como las de Ávila o Cartagena de Indias en ultramar.

En los tiempos modernos, el muro más tristemente célebre se construyó en Alemania, Fue el primer muro de la historia universal construido no para evitar la entrada de invasores, sino para impedir la huida de los ciudadanos Alemanes a la Alemania occidental.Al finalizar la II Guerra Mundial, Berlín quedó dividida y las malas relaciones entre los comunistas y los aliados fueron creciendo hasta llegar al punto, que en Alemania surgieron dos monedas, dos ideales políticos y finalmente dos alemanias, que fueron separadas por una pared de hormigón de 3,4 y 4 metros de altura y 45 kilómetros de largo.

Existen otros muros muy famosos, celebres y reconocidos como “El muro de los lamentos” en Israel, las “Murallas de Constantinopla”, Turquía; “La gran Muralla de Gorgan”, Irán, Etc., y entre las murallas más famosas, está precisamente el muro que existe en la frontera entre los Estados Unidos y México. Se acusa al presidente Trump de querer levantar un muro entre las dos naciones, cuando en realidad este muro ya existe y estas obras comenzaron hace más de un siglo. El primer tramo del muro, se edificó en 1909, bajo el Gobierno de Theodore Roosevelt, quien ordenó la construcción en California de una barrera de dos millas para impedir el ingreso de los 'bandidos'. Durante gran parte del siglo XX, el tema fue centro de controversias y no se avanzó nada en la construcción del mismo, ni siquiera cuando el expresidente Ronald Reagan decretó una amnistía para millones de indocumentados, que tuvo un fuerte impacto en el mercado laboral con la apertura de millones de empleos, y logró reducir la criminalidad en un 5%, principalmente en los estados fronterizos.

No fue hasta 1994 que de nuevo las autoridades comenzaron a considerar en serio el desarrollo del muro como un medio de freno a la inmigración ilegal y el narcotráfico. Fue precisamente el expresidente Bill Clinton quien dio un impulso considerable al muro entre Estados Unidos y México y por eso se dice que los demócratas, siempre han sido más duros con la inmigración ilegal que los republicanos, al expresidente Barack Obama por ejemplo, las organizaciones de defensa de los indocumentados acostumbran llamarle “Deportador-en-jefe”.

Tras firmar una orden ejecutiva y lograr la aprobación de los fondos por el Congreso, Clinton mandó edificar tres barreras, primero en California y después en Texas y Arizona. En total, fueron construidos 365 millas de una barrera metálica de 25 pies de alto.

Tres años después, Clinton decide ser aún más duro en la frontera y en el discurso anual sobre el Estado de la Nación, expone algunos de sus argumentos para convencer a los legisladores federales de que secundaran sus planes. “Hay varias áreas donde nuestro país no está seguro y debemos cambiar ese estado de cosas, una de esas áreas es el problema de la inmigración ilegal”.

La frontera entre los Estados Unidos y México es la frontera terrestre internacional más transitada del mundo y donde la violación masiva de los derechos humanos no tiene respuesta legal. Sin embargo, para los centroamericanos que persiguen el sueño americano, sus viajes empiezan en la frontera sur de México integrada por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo, que limitan Guatemala y Belice, son 1,147 kilómetros de selva, ríos y montañas, preámbulo de un viaje cuyo final es Estados Unidos. Allí, la violación masiva de los derechos humanos no mueve la atención internacional que solo observa y denuncia lo que ocurre en la frontera norte de México con Estados Unidos y las políticas migratorias de los EEUU, ignorando la violencia, el crimen y las deportaciones de migrantes que pretenden cruzar la frontera sur de México con Guatemala y Belice.

El tema humano se enfrenta con fiereza a la realidad de una frontera. La revista Foreign Policy realizó un ranking de las 13 fronteras más peligrosas en el mundo y afirma, que una de esas fronteras es la de mexico y Estados Unidos, destacando el problema del narcotráfico, la violencia del crimen organizado y el tráfico de inmigrantes y armas.

Denuncias sobre el peligro que corren los inmigrantes en la frontera, la desestabilización de la vida entre comunidades fronterizas interconectadas a lo largo de la frontera, Etc., son razones que esgrimen las organizaciones que defienden una frontera abierta. Pero la realidad va más allá de estas razones llenas de humanismo, la realidad es que los carteles de la droga, traficantes, contrabandistas, son las verdaderas autoridades de la vida social de un territorio donde ellos son la ley, y las autoridades mejicanas están ausentes y en casos, cómplices y parte del problema y los desmanes que allí se cometen.

El hambre, la pobreza extrema, la violencia y el crimen generado en los países al sur del rio grande o Rio Bravo, no puede ser absorbida sin consecuencias económicas, sociales y políticas por los Estados Unidos, sin que a la larga este país pague un precio muy alto por eso. Es deshonesto y demagógico exigir a cualquier nación, responsabilidades por la pobreza y el crimen que generan países donde la corrupción, la violencia y la falta de futuro, son el pan de cada día y consecuencias directas de los políticos que integran gobiernos ineficientes y corrompidos hasta la medula. México permite el paso por su territorio a inmigrantes de otros países, porque sabe que su destino final no es quedarse en México, sino llegar a los Estados Unidos, pero México hace muy poco por poner orden en su frontera común con los Estados Unidos, obligando a esta nación a protegerse contra una invasión de millones de inmigrantes indocumentados, que llegan a territorio de los EEUU llenos de necesidades a pesar que la prensa complaciente lo niegue y quiera hacer ver lo contrario.

Las políticas del presidente de los Estados Unidos Donald Trump están encaminadas a proteger a los Estados Unidos y así lo prometió a los electores que votaron por él en las pasadas elecciones, sus argumentos sobre el tema migratorio son duramente ciertos, profundamente razonables y ningún análisis serio y parcial, los puede rebatir más allá del grave y profundo problema humano que se origina al sur del Rio Bravo y busca solución en los Estados Unidos, un problema al cual deben dirigir sus esfuerzos todas las organizaciones que hoy, solo responsabilizan y exigen a los Estados Unidos equivocadamente, responsabilidad y solución al problema.

Jose M. Izquierdo

Analista de Antena305

Florida

E- Mail.josemizquierdo@hotmail.com