"No subestimen a Donald Trump III" por Jose M. Izquierdo

"No subestimen a Donald Trump III" por Jose M. Izquierdo, Analista de Antena305.com

Cuando el pasado año observábamos el comienzo de la campaña electoral para las primarias republicanas, todos los pronósticos de la prensa y los expertos, aseguraban un inevitable, ruidoso y rápido derrumbe de la campaña y la figura de Donald Trump. Pero todos se equivocaron. Persistente y seguro, Donald Trump hiso caso omiso de esos pronósticos y uno a uno, derrotó a los 16 aspirantes que lo enfrentaron a pesar que algunos de ellos fueron considerados por los “Expertos”, como imbatibles favoritos que contaron con el apoyo político y financiero de la poderosa maquinaria republicana.

De forma contradictoria desde el comienzo de las primarias y en contra de todos los pronósticos, la base electoral del partido republicano apoyó abrumadoramente en cada votación celebrada a Trump. Casi en los mismos inicios de la campaña por la nominación, el favorito candidato republicano del GOP, (Gran Old Party, el gran partido viejo) Jeb Bush, quedo fuera de combate en un aparatoso e inesperado “Nocaut técnico”, camino que continuaron posteriormente todos los restantes contendientes.

Otro de los más sonados triunfos electorales de Trump lo obtuvo en el importante estado de la Florida, al derrotar en su mismo patio por amplia mayoría a otro favorito, el senador republicano Marcos Rubio, obligándolo como sucedió anteriormente con Jeb Bush a retirarse de la contienda. El estado de Indiana posteriormente, terminaba con las esperanzas para los restantes candidatos que se mantenían aferrados aun a esperanzas que no justificaban los números de delegados obtenidos y el sentir de los miembros de la base republicana. Donald Trump, en contra de pronósticos, ignorando las presiones, la abierta guerra de la prensa, llego fortalecido al final de la primaria republicana, obteniendo la cantidad de delegados necesarios para la nominación republicana a la presidencia.

Ya nadie cuestiona que Trump es el candidato republicano a las elecciones presidenciales de noviembre, donde enfrentará a la figura que será electa por el partido demócrata, probablemente la senadora y ex secretaria de estado Hillary Clinton. Sin embargo a estas alturas del juego, el multimillonario e “Impopular”, Grosero, Arrogante, Racista, políticamente incorrecto e impredecible Donald Trump, continúa enfrentando la desaprobación absoluta de los pronósticos de la prensa y los expertos.

Ante el evidente fracaso de la propaganda anti Trump que no logró frenar su avance en las primarias y el incremento de su popularidad, la nueva estrategia a seguir por sus enemigos y detractores ha cambiado, ahora se recurre a la propaganda del miedo, de la intimidación, se desentierra el viejo y conocido método “Bolchevique” de manipular a las masas desorientadas, organizando violentas protestas callejeras para crear desorden e interrumpir los actos públicos de campaña, culpando a Trump de los incidentes violentos que protagonizan con toda intensión, profesionales del desorden. Sin embargo hasta el presente, no son los partidarios de Donald Trump los que han ido a un acto político de Hillary o Sanders a crear disturbios, son los partidarios de Hillary y Sanders usando latinos inconformes, esgrimiendo banderas mejicanas, gritando símbolos y consignas socialistas, quemando la bandera de los EEUU y dañando autos policiales y propiedades, los que están presentándose ante los actos políticos de Trump, para crear violentos disturbios callejeros que nada tienen que ver con democracia, derecho y libertad de expresión.

Los análisis que se hacen no son objetivos, la prensa y los expertos defienden a sus favoritos y eso no es periodismo o análisis, la realidad es que Trump tiene un gran caudal de votos a pesar de su innegable impopularidad y los calificativos de racista, mentiroso y farsante, Etc., con los que la prensa lo acusa. Los disturbios violentos no ayudan a los detractores de Trump, no ayudan a la democracia, no ayudan a los latinos, son un bumerán en contra de los intereses de latinos ante los ojos de los estadounidenses, fortalecen la imagen de Trump proporcionándole combustible y justificación a sus impetuosos “Exabruptos”.

Por ambos bandos, se avecina el incremento de una campaña de miedo y terror donde las ideas y los debates civilizados son relegados a un segundo plano. ¿Quien ganara está sucia campaña de inyectar temor y miedo a la población?, No lo sabemos, depende de hasta donde llegue la imaginación y la osadía de los que dominan los hilos de la propaganda en ambos bandos. Pero sin dudas habrá un perdedor, el pueblo y el votante estadunidense al cual, se le bombardeará con todo tipo de propaganda basura llena de mensajes de odio con la intensión de confundir, impidiéndole al elector hacer un análisis centrado sobre quien será el candidato menos malo para los EEUU.

En lo adelante, muchos de los que fueron detractores y enemigos de Trump, se alinearan en sus filas, correrán para exigir el pedazo del pastel que piensan les corresponde, todo no es más que un problema de acordar, que tamaño del pastel le toca a cada cual, barajar de donde saldrá el dinero necesario para la costosa campaña que se avecina y limar detalles estratégicos de importancia. Pero ante todo repito, nunca pero nunca subestimen a Trump, el cual ha sabido insertarse perfectamente en una sociedad llena de dudas, inconformidad y rechazo, con la fallida política doméstica tradicional representada por las tradicionales figuras del patio.

Jose M. Izquierdo
Hialeah FL

E-Mail.josemizquierdo@hotmail.com