Nueva modalidad en las Elecciones Primarias en Estados Unidos

Kennedy Copeland es un partidario de Marco Rubio que votó por John Kasich en Ohio. Ann Croft es fanática de Hillary Clinton, pero votó por Rubio en Virginia. Julia Price apoyará a los demócratas en las elecciones generales de noviembre, pero votó por Kasich en Tennessee.

¿Está confundida toda esta gente? No, están emitiendo un "voto estratégico", apoyando a alguien que no es su preferido, a veces incluso de otro partido, en la esperanza de provocar el desenlace deseado en unas primarias dominadas por candidatos rebeldes como Donald Trump, en las que sucede de todo menos lo esperado.

La demócrata Croft, por ejemplo, decidió que Clinton no necesitaba de ella para ganar en Virginia. Optó en cambio por votar en contra de Trump en la primaria republicana, ante el temor de que el magnate ganase ese estado.

"Me sentí muy mal haciendo eso", recuerda. Pero luego habló con una amiga que había hecho exactamente lo mismo y se sintió mejor.

En otros casos, los demócratas están haciendo todo lo contrario, votando por Trump, convencidos de que es el candidato republicano más vulnerable.

AP

15 de Marzo 2016