Arrestan y acusan a un inmigrante mexicano ilegal por el asesinato de joven de Iowa

​"Obama, dedico 64 palabras a Cuba"

Obama, dedico 64 palabras a Cuba

Más de 5 mil palabras y aproximadamente una hora, duro el discurso sobre el Estado de la Unión, cuyo contenido esquivó abordar problemas de máxima actualidad como el control de las armas, inmigración y la relación de EEUU con Latinoamérica. Pero dedico 64 palabras al tema de Cuba, que quizás pueden parecer pocas en un discurso tan extenso, pero suficientes para saber que el presidente Obama, esta errado si considera un como exitoso el acercamiento al régimen castrista liderado por él.

“Cincuenta años de aislamiento a Cuba no habían servido para promover la democracia, lo que nos frenó en Latinoamérica. Por eso recuperamos las relaciones diplomáticas, abrimos las puertas a viajes y comercio, y nos posicionamos con el fin de mejorar las vidas del pueblo cubano. ¿Quieren consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en este hemisferio? Reconozcan que la Guerra Fría ha terminado. Levanten el embargo”. (Obama, en el discurso sobre el estado de la Unión)

Pocas veces tenemos la oportunidad de escuchar a un “Estadista” de tanto nivel y poder internacional, que preside la nación más poderosa del mundo, estar tan desacertado al expresar su valoración sobre los resultados de una fracasada negociación, como lo hiso Obama sobre el tema cubano.

“Obama está promoviendo la democracia en Cuba”; Este sería un perfecto cintillo editorial en cualquiera de los más prestigiosos periódicos de cualquier parte del mundo, si esto no fuera más que una fantasía cruel y absurda. Es precisamente en estos tiempos, después del restablecimiento de las relaciones entre los EEUU y Cuba, después que ambos países abrieron sus embajadas en La Habana y Washington en diciembre de 2014, después que la administración de Obama abrió las puertas a los viajes y el comercio a Cuba, que en Cuba se registran los más altos índices de represión, contra las damas de Blanco y otros grupos de disidentes y opositores. Incluso, de la lista de presos políticos que Obama “exigió” debían ser liberados como muestra de “Buena Voluntad” por el régimen de Raúl castro, muchos de ellos han vuelto a la cárcel o se han visto obligados a abandonar el país, por el temor de ser apresados de nuevo.

Después del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EEUU, miles de cubanos protagonizan un masivo éxodo cruzando Centroamérica a pie, creando la mayor crisis de exiliados cubanos después de la crisis del Mariel en 1980, y la Crisis de los Balseros en agosto de 1994. Más de 43,000 cubanos llegaron a EEUU en el último año fiscal, cifra que representa un aumento del 77% con respecto al periodo anterior, cantidad superior al éxodo de los balseros en 1994 y miles de cubanos, luchan por salir de la isla por cualquier vía que este a su alcance.

El dictador de Cuba Raúl Castro declara en cada tribuna que le ofrecen, que Cuba no cambiará, no claudicará en sus principios ni aceptará presiones sobre sus asuntos internos, para normalizar relaciones con los EEUU. Condiciona los vínculos diplomáticos con Washington a la eliminación del Embargo sobre la isla, la devolución de la base militar de Guantánamo, el cese de las transmisiones de TV y radio martí, y la compensación de los “Daños” causados por la política de EEUU hacia la isla. Es el mismo Raúl Castro, quien se encarga de decirle a Obama y al mundo, que en Cuba la democracia no ha avanzado un ápice.

Para consolidar el liderazgo y la credibilidad de los EEUU en América latina, Obama pidió al congreso que reconozcan que ya termino la guerra Fría y levanten el embargo a Cuba. Pero, Cuba que dará a cambio por tantas concesiones, que le ha pedido Obama a Castro en reciprocidad a sus esfuerzos por restablecer unas relaciones, aceptadas por la necesidad económica del régimen castrista, en momentos que su soporte económico actual Venezuela, se desmorona. No es Obama el primer presidente de los EEUU que intenta un acercamiento con el régimen castrista, existen documentos desclasificados que revelan los esfuerzos de todos los presidentes de EEUU desde enero de 1959 hasta la fecha, por restablecer y propiciar un acercamiento entre Cuba y los EEUU, incluso hasta el “Temido” Reagan, pero ninguno lo logró. Fidel Castro siempre se negó a cualquier entendimiento con los EEUU y cuando más cerca estuvo de llegar a acuerdos beneficiosos para ambos países, Castro los descarrilaba. Nadie como el presidente Carter hiso tanto por restablecer las relaciones con Cuba, y Castro le pago con un éxodo masivo de cubanos por el puerto del Mariel.

Obama está recibiendo la misma medicina que Carter, no puede enorgullecerse de acuerdos, que solo se consolidan por la falta de exigencias hacia un régimen que se aprovecha y burla del interés de Obama por entrar a la historia, como el presidente de los EEUU que logró restablecer relaciones con Cuba. Pero, a qué precio. Negociar haciendo concesiones sin recibir nada a cambio no es negociar, es claudicar ante el enemigo eterno de los EEUU, que además es el dictador vitalicio de un pueblo que mientras Obama “Negocia”, su pueblo escapa de ese infierno por todas las vías que están a su alcance.

Jose M. Izquierdo

Analista de Antena305.com

Sur Florida

E-Mail. josemizquierdo@hotmail.com