Obama reacciona a asesinatos de policias en Baton Rouge

La muerte de tres policías abatidos a tiros este domingo en Baton Rouge es “un acto de cobardes”, afirmó el presidente estadounidense Barack Obama, para quien “nada puede justificar la violencia contra la policía”.

El mandatario admitió que aún se desconocen los detalles de porqué los policías habían sido abatidos, pero recordó en su mensaje la muerte de cinco agentes de Dallas (Texas) asesinados el 7 de julio pasado por un excombatiente estadounidense que quería vengar a ciudadanos negros muertos a manos de la policía.

“Por segunda vez en dos semanas, agentes de policía, que ponen sus vidas en peligro todos los días para proteger las nuestras, fueron asesinados de forma cobarde mientras hacían su trabajo”, señaló el presidente.

“Estos ataques contra funcionarios, contra el Estado de derecho y una sociedad civilizada, deben cesar”, precisó.

El presidente habló ante la prensa para pedir "mesura" en las palabras y evitar comentarios "inflamatorios".

"Cinco días atrás viajé a Dallas para los funerales de los cinco policías fallecidos", dijo el mandatario. "En ese momento dije que ese asesino no sería el último, y que dependería de nosotros evitar que volviera a pasar", dijo ante los periodistas.

Obama recordó que se acercan las convenciones partidarias de los partidos republicano y demócrata, en las que elegirán formalmente a sus candidatos a presidencia, y recordó que "tenemos nuestras divisiones y no son nuevas, y los medios las han exacerbado".

"Todos deberíamos concentrarnos en las acciones que puedan unirnos. No necesitamos discursos inflamatorios ni retórica divisiva para promover una agenda", señaló.

Visiblemente cansado, el mandatario pidió "medir las palabras y abrir nuestros corazones".

"Solo nosotros podemos probar que tenemos la gracia y humanidad para evitar esta violencia sin sentido y marcar un ejemplo para nuestros hijos. Esa es la mejor forma de honrar el sacrificio de los valientes policías que murieron", concluyó.

Obama había dicho que condenaba el ataque a las Fuerzas de Seguridad en Baton Rouge y que los atacantes habían actuado en forma "cobarde".

Obama ofreció los medios del Estado federal a las autoridades de Luisiana, cuya capital es Baton Rouge, y prometió que “se hará justicia”.

Tres policías fueron abatidos y otros tres resultaron heridos este domingo durante un tiroteo en la ciudad de Baton Rouge, según un comunicado del sherif local.

Uno de los atacantes murió y otros dos “estarían en fuga”, de acuerdo a la nota.

Este drama se produce en un contexto de muy fuertes tensiones raciales en la capital de Luisiana, que ha sido el teatro de numerosas manifestaciones de protesta contra la violencia policial en las últimas semanas.

AFP

17 de Julio 2016