Obama esta mas preocupado por su legado que por el futuro de la nacion

  • Las organizaciones del exilio cubano reaccionaron el jueves en contra del anunciado viaje a Cuba del presidente de EEUU, Barack Obama, porque a su juicio no va a beneficiar al pueblo cubano sino al Gobierno.

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart dijo que considera que es una de varias concesiones que el gobierno estadounidense le hace al régimen castrista, destacando que el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos no ha funcionado.

“¿Cuáles han sido los resultados de esta nueva política del presidente Obama? Los hechos están ahí para que todos los puedan ver. El número de cubanos que han abandonado la isla se ha incrementado en casi el 90%, el número de arrestos políticos el año pasado fue más de 8,000, la violencia contra el pueblo cubano se ha incrementado dramáticamente, el numero de prófugos de la justicia de EEUU sigue igual, casi 80 personas son buscadas por la ley norteamericana en Cuba”, dijo Díaz-Balart.

“Lamentablemente no va a ir a Cuba a festejar la libertad del pueblo cubano, sino a validar la dictadura militar de los Castro”, dijo Silvia G. Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres contra la Represión (MAR).

También en declaraciones, Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, señaló que su organización está en contra del viaje anunciado para marzo porque desde que a fines de 2014 se anunció la normalización de relaciones entre Cuba y EEUU “no ha habido ningún cambio significativo” en lo que se refiere a la libertad y los derechos de los cubanos.

En el mismo sentido Iriondo dijo que no ha habido nada de parte del Gobierno cubano que justifique los “pasos unilaterales” dados por la administración Obama, como la retirada de Cuba de la lista de países que amparan a terroristas.

Tanto Gutiérrez como Iriondo destacaron que, por el contrario, la represión y la violencia contra los opositores han aumentado en Cuba desde diciembre de 2014, cuando se anunció un proceso para el restablecimiento de las relaciones bilaterales.

José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate, señaló que la visita de Obama es una “canallada” y una “ofensa” a la democracia y la lucha contra la represión del Gobierno cubano.

En su opinión, nada “útil” puede salir de este viaje, toda una “traición a los verdaderos intereses del pueblo de Cuba”, más allá de “algo de comida en el corto plazo”, y acusó al Gobierno de EE.UU. de mantener a los Castro en el poder.

Menos pesimista o más moderado que otros líderes del exilio, el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sanchez, indicó que la visita tendrá resultados positivos solo si Obama se reúne en público con la disidencia y habla de los temas que preocupan al pueblo como los balseros, la “reunificación de la familia cubana”, el “derecho al retorno a los que piensan diferente, así como un proceso de elecciones libres.


EFE

18 de Febrero 2016