Duro golpe a Demócratas, Trump no obstruyo la justicia y no hubo colusión

OEA activó el viernes la Carta Democrática Interamericana contra Nicaragua

La Organización de Estados Americanos activó el viernes la Carta Democrática Interamericana contra Nicaragua para analizar la crisis institucional que atraviesa esa nación y que ha dejado más de 500 muertos.

La sesión de este viernes del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue el primer paso en el proceso de la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, que implica una “apreciación colectiva” de la situación de Nicaragua.

El proceso está establecido en el mismo artículo 20 de la Carta Democrática, donde se indica que “en caso de que un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

“A criterio de la Secretaría General la crisis justifica la invocación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana” referida a la alteración del orden constitucional en un país miembro de la organización, dijo el secretario general Luis Almagro durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente que él mismo había convocado.

Almagro fundamentó su apreciación en las violaciones a los derechos humanos reportadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que contabilizó al menos 325 muertos, más de 2,000 heridos, 550 detenidos y enjuiciados, 300 profesionales de la salud despedidos y más de 80 estudiantes universitarios expulsados como saldo de las protestas iniciadas en abril.

Almagro también señaló al presidente Daniel Ortega de impedir la independencia de poderes y la participación política de los partidos opositores.

El canciller nicaragüense Denis Moncada acusó a Almagro de actuar como un agente político de Estados Unidos para buscar el derrocamiento de Ortega y dijo que la sesión del Consejo fue “ilegal, ilícita e inexistente” porque se llevó a cabo pese a que el gobierno de Managua no la había aprobado. Solo Venezuela y Bolivia se pronunciaron a favor de Nicaragua.

Numerosas delegaciones agradecieron a Almagro por su informe y consideraron activado el proceso.

“Hoy hemos dado inicio al proceso contemplado en el artículo 20 para realizar una apreciación colectiva”, dijo la embajadora argentina Paula Bertol.

El mencionado artículo de la Carta Democrática -el instrumento adoptado por los países del continente en 2001 para proteger la democracia- establece que ante la alteración del orden constitucional en cualquier Estado miembro se realizarán las “gestiones diplomáticas necesarias... para promover la normalización de la institucionalidad”.

No se sometió a votación ninguna iniciativa diplomática específica ni se anunció la fecha de una próxima sesión para seguir debatiendo el caso nicaragüense.

Si las gestiones previstas en el artículo 20 se adoptaran y fracasaran, el Consejo Permanente de la OEA podría elevar el caso a una Asamblea General, o reunión de cancilleres, quienes podrían optar por suspender al país de la organización. Para ello son necesarios los votos de 24 de los 34 Estados miembros.

“Hoy es un mal día para el gobierno de Ortega porque esta sesión del Consejo Permanente era imprescindible para activar el artículo 20”, dijo el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

Agencias

11 de enero 2019