Partido aliado de Dilma Rousseff también votara por su destitucion

El Partido Progresista (PP) decidió este martes salir de la coalición de gobierno y anunció que la mayoría de sus 51 diputados votará a favor de la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que recibe un nuevo golpe de otro importante aliado.

“El partido salió de la base aliada por decisión de la mayoría”, dijo una vocera de esta organización, con la que el gobierno quería reconstruir su base en la cámara de Diputados para frenar el impeachment en la votación del domingo.

La decisión del PP fue anunciada tres días antes de que la Cámara baja inicie una votación crucial, en la que definirá si el proceso contra Rousseff avanza hacia el Senado, que tendrá la palabra final sobre la posible apertura del juicio contra la mandataria.

"El partido sale (del Gobierno) unido, porque la mayoría ha deliberado y decidido apoyar el proceso" contra Rousseff, declaró el jefe del grupo del PP en la Cámara baja, Aguinaldo Ribeiro.

El PP, con 47 diputados, tiene la cuarta minoría en la Cámara Baja, y la decisión anunciada hoy sigue el camino trazado por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), primera minoría con 68 escaños y que ya se apartó del Gobierno.

La segunda minoría es del Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, que suma 58 diputados, pero la tercera es del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), con 50, lo que significa que de las cuatro grandes fuerza en la Cámara Baja la mandataria sólo cuenta con una.

En los últimos días, el Gobierno había coqueteado con el PP, al que pretendió seducir con ofertas de cargos en ministerios.

El desembarque del PMDB y el PP pudiera suponer que el Gobierno haya perdido 117 votos en la Cámara de Diputados, aunque ese número no puede ser precisado, pues hay algunos parlamentarios de esas formaciones que se proponen mantenerse fieles a Rousseff.

Antes, ya habían abandonado el Gobierno los partidos Republicano Brasileño (PRB) y el Laborista Brasileño (PTB), que en conjunto suman 40 diputados.

Aún cuando algunos de los diputados de esas formaciones voten a favor de Rousseff, esos partidos engrosarán las fuerzas favorables al proceso contra Rousseff, que necesitan 342 de los 513 votos posibles en la Cámara baja para que el trámite llegue al Senado.

En ese extremo, los 81 miembros del Senado decidirán, por mayoría simple, si efectivamente será iniciado el juicio político contra la mandataria.

Si así fuera, Rousseff se tendría que separar del cargo durante los 180 días que tendrá el Senado para concluir el proceso y en ese período debería ser sustituida por Temer, primero en la línea de sucesión y también bajo la amenaza de un juicio político.

AFP y EFE

12 de Abril 2016