Pingüino nada miles de Kilómetros cada año para ver a anciano que le salvo la vida


Un pingüino de Magallanes nada una vez al año 8.000 kilómetros para reencontrarse con su amigo el brasileño Joao Pereira de Souza, un jubilado que le salvó la vida en 2011, que le salvo la vida cuando lo encontró moribundo y lleno de alquitrán.

El hombre se lo llevo a su casa y durante una semana, le quito el aceite de todo su cuerpo, lo alimentó con una dieta diaria de pescado y luego lo llevó de vuelta al mar para liberarlo en su entorno.

“Pero él no se iba, se quedó conmigo durante 11 meses y luego, sólo después que mudó sus plumas, desapareció”, recordó De Souza en entrevista con TV Globo.

Pero Dindim, como le llama el anciano, regreso meses después a visitarlo y desde ese entonces se convirtió en su amigo más fiel, y pasa con él hasta ocho meses, viviendo con el pescador retirado en su casa en la isla, despues parte hacia las costas de Chile y Argentina a encontrarse con los demás pinguinos, y de nuevo regresa a estar con Souza.

“Todo el mundo dijo que no volvería, pero ha vuelto a visitarme durante los últimos cuatro años. Llega en junio y se va en febrero y cada año se vuelve más cariñoso ya que parece aún más feliz de verme”, aseguró.

Es algo extremadamente inusual, pues implica que el animal, que normalmente se reproduce al sur, en las costas de la Patagonia de Argentina y Chile, recorre unos 8,000 kilómetros de distancia todos los años para ver a De Souza.

Ese comportamiento también sorprende a los expertos.

El biólogo Joao Paulo Krajewski, quien entrevistó a De Souza para Globo TV, comento que “Nunca he visto nada como esto. Creo que el pingüino piensa que Joao es parte de su familia y, probablemente un pingüino también. Cuando lo ve que mueve la cola como un perro y hace ruidos de placer”.

Nadie más puede tocar a Dindim, pues agrede a quien lo intente.

“Se acuesta en mi regazo, me permite que le dé duchas, me permite darle de comer sardinas y cargarlo", contó De Souza.


Los pingüinos viven durante unos 25 años, son conocidos por su lealtad, y mantienen la misma pareja hasta que mueren.

Aunque cientos de pingüinos de Magallanes migran de forma natural a miles de kilómetros al norte en busca de alimento, se ha producido un aumento preocupante en el fenómeno de las criaturas oceánicas varadas en las playas de Brasil. Los expertos consideran que el responsable es el cambio climático.

“Cada año las fuertes corrientes marinas de la región de Malvinas atrapan y arrastran muchas especies de focas, ballenas, delfines, tortugas y pingüinos a la costa brasileña. Esto es cada vez más problemático debido a los cambios ambientales y la creciente frecuencia de El Niño, en el que el Océano Pacífico se está calentando por períodos prolongados de tiempo”, explicó David Zee, un oceanógrafo de la Universidad Estatal de Río de Janeiro.

"Las criaturas marinas quedan confundidas y perdidas, ya que son arrastradas lejos en las olas de su hábitat normal y terminan en áreas donde no pueden sobrevivir”, agregó.

Por lo general, en Brasil no se permite que las personas tengan animales salvajes como mascotas, pero en el caso de De Souza y Dindim las autoridades han hecho una excepción.

"Los profesionales que trabajan con animales tratan de evitar las relaciones como esta para volver a introducir el animal a su hábitat natural. Pero en este caso aislado las autoridades permitieron a Dindim quedarse con Joao, debido a su bondad”, comentó Krajewski.

“Me halaga que Dindim esté feliz de intercambiar su casa con otros miles de pingüinos todos los años para venir hasta aquí y pasar tiempo conmigo,” dijo De Souza. “Es una relación muy especial”.






9 de Marzo 2016