Política de Obama ante el Estado Islámico sale mal parada en encuesta

Luego de los ataques terroristas en su país y en el extranjero, más estadounidenses que antes — aunque menos de la mitad — apoya el envío de tropas terrestres para combatir al grupo Estado Islámico, de acuerdo a una nueva encuesta de Associated Press-GfK. La gran mayoría también quiere una explicación más clara por parte del presidente Barack Obama sobre su estrategia para derrotar al grupo extremista.

El porcentaje de estadounidenses a favor de enviar tropas al combate contra el Estado Islámico, se elevó de 31 a 42% en el último año, reveló la encuesta de AP-GfK, aunque no detalló si el apoyo incluye enviar un pequeño contingente o una fuerza masiva que pudiera participar en otra prolongada guerra en Medio Oriente. Otras encuestas nacionales realizadas en las últimas semanas han encontrado apoyo similar al despliegue de tropas terrestres.

Recientemente, Obama despachó a unas 50 fuerzas de operaciones especiales para coordinar el combate en Siria, sumándose a las más de 3.000 tropas que se encuentran en Irak. Pero tanto el presidente como la mayoría de los políticos se oponen al envío de un gran contingente. La mayoría de los republicanos en la contienda presidencial tampoco lo favorecen, aunque Donald Trump recientemente declaró que apoyaría el envío de 10.000 soldados, una cifra mencionada originalmente por el senador de South Carolina, Lindsey Graham.

Hillary Clinton, quien encabeza las preferencias entre los demócratas, ha prometido mantener las tropas estadounidenses fuera de Siria y recalcó que se resistiría a enviar soldados a combatir al Estado Islámico incluso si hubiera otro atentado terrorista dentro de Estados Unidos.

En la encuesta, el 56% de los estadounidenses dijo que la respuesta del ejército contra el Estado Islámico no ha sido lo suficientemente fuerte, comparado con el 46% registrado en octubre de 2014.

Seis de cada 10 republicanos apoyan el envío de tropas terrestres, reveló la encuesta, pero entre los demócratas o independientes el apoyo es de tres de cada 10.

Los analistas señalan que el deseo público de más acción refleja la creciente ansiedad en torno al Estado Islámico luego de su ataque en París y la matanza de San Bernardino, California, perpetrada por una pareja que aparentemente se inspiró en la agrupación. También existe una extensa inquietud sobre la estrategia de Obama, cuya visión es de una larga y lenta campaña de ataques aéreos, diplomacia, entrenamiento, sanciones económicas y otras medidas.

AP

14 de Diciembre 2015